Ir al contenido principal

EL HOMBRE QUE SUSURRA A LOS BERBERECHOS I

Marcial Razondeser cada mañana se levanta, carga pilas, sube abajo, sale dentro y entra en carnes. Lo hace por sistema sin reparar ni redundar en su actividad compulsiva. Confiesa su amigo, y sin embargo vecino en la 6ª planta, Pardo Reverso, que no termina de entenderlo. Claro, que a ver quién le entiende a él, porque Pardo es un tipo que se acuesta cada mañana, deja sus pepinillos de Bruselas sobre la mesilla de noche, cena corretones (el postre preferido de los “malos” de Cristal Oscuro Frank Oz, Jim Henson – 1982 ) y cuenta hasta 10 sin pasar por el ocho.

Son dos personajes de dar, tomar y echarse a especular. Incompatibles, jamás coinciden y sin embargo se conocen y se quieren como hermanos. En el barrio especulan con que son la misma persona, a la que apodan El hombre que susurra a los berberechos... Razón: portería. El portero, Joaquinete Simpatía, posee una granja de estos simpáticos moluscos que exhibe con orgullo a quien la desee contemplar. No los cría para comérselos, sino por amor al mare (es de origen italiano).

Un mes de marzo de hace tres años, los berberechos dejaron de cantar. Sí, sí, verbo cantar. Joaquinete se deprimió y no sabía qué hacer, hasta que Marcial le pidió que le dejara a solas con ellos. Estuvo doce horas dentro de la granja y al salir no lo hizo él sino Pardo. Joaquinete hizo la vista gorda al comprobar que sus criaturas volvían a cantar. Pero se lo contó días después a Concha Pladur, la vecina del bajo derecha que larga más que Ancha Perdona (la del bajo izquierda)...

Continúa mañana...

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
primero las cebollas, ahora los berberechos, así no hay quién se acerque a la comida con normalidad..(el comentario continúa mañana)

isa
Anónimo ha dicho que…
Yo conocí a un colega que hablaba a los estafilococos aureus. Quería ponerles un piso. El era microbiólogo. Lo último que se de él es que le resetearon el cerebro con un par de descargas.

También me contaron, quien le ha visto, que ahora mientras migita canta: Un clavel, un rojo clavel, un clavel, a la orilla de tu boca....

Dr. Klint
Anónimo ha dicho que…
Pues en Turquía he visto a unos berberechos giróvagos dando vueltas sobre sí mismos, como la tierra, como en la Meca, al contrario que los relojes. Y también hice la vista gorda, aunque no cantaban.
Viajando se ven muchas cosas...

El increible URL
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e