Ir al contenido principal

LAS IDEAS SINCRONIZADAS DE ZANCUDO I

Anónimo Zancudo ha inventado un mecanismo digital difícil de igualar. Es fruto de miles de noches en vela. Un logro que nace de su necesidad de no olvidar, más que de recordar. El pasado se lo conoce de memoria, pero lo que ocurre cada madrugada en su cabeza ya es otra película. La mayoría de sus ideas y ocurrencias brotan en plena oscuridad impulsadas por los altos hornos interiores. Siempre ha usado la clásica libreta o bloc de notas y el eterno bic cristal para apuntar lo que aparecía por su mente. Pero últimamente el volumen es tan caudaloso que no puede con todo.

Atravesó su teclado, entró en el disco duro, se sentó un rato a mirar por dentro de la máquina y extrajo unos cables, un pomelo, un conector y una idea que convirtió en mecanismo. Consiste en un "papel celo" lleno de códigos adherido al hipotálamo; dichos códigos absorben todas las ideas que aparecen de madrugada en la mente de Anónimo, las procesan y separan las ocurrencias del resto. Si dentro de este "resto" (ya en un almacén) existe algún pensamiento salvable puede ser indultado por la mañana. Todo, ocurrencias y depósito de ideas, pasan de un modo sincronizado a una carpeta del mini pc de Anónimo. En resumen, mente sincronizada con pc...

Continúa mañana (me lo pide Zancudo, que al parecer falta algo por resolver...)

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Se me va la chaveta...pero mira como beben los pcs en el rio,pero mira como beben.....(canción)
Esta mañana me dio por cantar,se me va la chaveta.
Un saludo
Capi
Anónimo ha dicho que…
Mi invento para retener ideas que por las noches parecen estupendas funcionaba a medias y era mucho más engorroso, sin duda.
¿Sabes si Anónimo lo va a comercializar?. Si es así, póngame 2 rollos de esos, por favor.

isabel
Dani Seseña ha dicho que…
De momento no piensa patentarlo... Mañana, os cuento. Esta tarde me llama para decirme qué ha pasado...
Anónimo ha dicho que…
No me digas más, se le han pegado al (con?) celo las ideas del vecino de al lado vía tabique fino..A mi también me ocurría.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Mido me das cuando empiezas por capítulos! jaja, en el último acabamos enganchados como los culebrones.
Hay una duda que me corroe: en esa carpeta del mini pc...¿sigue escribiendo con su bic cristal?

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere  la curva peligrosa.