Ir al contenido principal

LAS IDEAS SINCRONIZADAS DE ZANCUDO I

Anónimo Zancudo ha inventado un mecanismo digital difícil de igualar. Es fruto de miles de noches en vela. Un logro que nace de su necesidad de no olvidar, más que de recordar. El pasado se lo conoce de memoria, pero lo que ocurre cada madrugada en su cabeza ya es otra película. La mayoría de sus ideas y ocurrencias brotan en plena oscuridad impulsadas por los altos hornos interiores. Siempre ha usado la clásica libreta o bloc de notas y el eterno bic cristal para apuntar lo que aparecía por su mente. Pero últimamente el volumen es tan caudaloso que no puede con todo.

Atravesó su teclado, entró en el disco duro, se sentó un rato a mirar por dentro de la máquina y extrajo unos cables, un pomelo, un conector y una idea que convirtió en mecanismo. Consiste en un "papel celo" lleno de códigos adherido al hipotálamo; dichos códigos absorben todas las ideas que aparecen de madrugada en la mente de Anónimo, las procesan y separan las ocurrencias del resto. Si dentro de este "resto" (ya en un almacén) existe algún pensamiento salvable puede ser indultado por la mañana. Todo, ocurrencias y depósito de ideas, pasan de un modo sincronizado a una carpeta del mini pc de Anónimo. En resumen, mente sincronizada con pc...

Continúa mañana (me lo pide Zancudo, que al parecer falta algo por resolver...)

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Se me va la chaveta...pero mira como beben los pcs en el rio,pero mira como beben.....(canción)
Esta mañana me dio por cantar,se me va la chaveta.
Un saludo
Capi
Anónimo ha dicho que…
Mi invento para retener ideas que por las noches parecen estupendas funcionaba a medias y era mucho más engorroso, sin duda.
¿Sabes si Anónimo lo va a comercializar?. Si es así, póngame 2 rollos de esos, por favor.

isabel
Dani Seseña ha dicho que…
De momento no piensa patentarlo... Mañana, os cuento. Esta tarde me llama para decirme qué ha pasado...
Anónimo ha dicho que…
No me digas más, se le han pegado al (con?) celo las ideas del vecino de al lado vía tabique fino..A mi también me ocurría.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Mido me das cuando empiezas por capítulos! jaja, en el último acabamos enganchados como los culebrones.
Hay una duda que me corroe: en esa carpeta del mini pc...¿sigue escribiendo con su bic cristal?

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e