Ir al contenido principal

ESTADÍSTICOS DELIRIOS EN BÚSQUEDAS II

La semana pasada, sin querer, inauguré una sección en MISTERVÉRTIGO gracias al post sobre los delirios en las búsquedas que los usuarios solemos padecer. Pero antes de contar algunos ejemplos recientes que me han inspirado esta entrada, quiero dejar claro que no es una crítica, ni me río de nadie. Es más, reconozco que gracias a un a búsqueda accidental llegué al que hoy es uno de mis blogs imprescindibles: INICIOS.ES (Malos tiempos para la lírica), sobre arte y activismo. Pero no llegué a él buscando arte, activismo o ciberactivismo, que va... Aterricé por puro azar, buscando unos "Intermitentes para las orejas" (título del post que entonces tenía entre... oreja y oreja).

Así que benditos sean los despropósitos que nos llevan a perdernos por los caminos más insospechados. Y ahora, vertida la plegaria y sin más dilación (o "dilatación", como decía un profesor del instituto), pasaré a los ejemplos. Hay un usuario anónimo que un día llegó aquí buscando "miles de culo", navega desde Nueva York y desde que cayó por estas páginas suele repetir. ¡Bienvenido! Sería un lujo recibir su comentario, por cierto. Hay otro creativo que me tiene profundamente admirado y que también se ha quedado por aquí... Buscaba: "Cornisa Británica".

Además, en el mismo día se llegaron a acumular los siguientes motores: de búsqueda: "Supercoco", "pez monja", "café eco migraña", "Rabino sinmás", "Torrezno safari", "Dios salve a tu puta madre", "Coco", "miénteme pinocho", "cebolla antigua"...

Y aquí viene el premio gordo, el mejor, el fetén, el as de ases. En pleno momento de agobio televisivo, entro un momento a visitar las estadísticas y me encuentro la sorpresa y una auténtica pieza semántica para la colección: "Bandeja de salidaS". Yo no sé si la "S" está de más por accidente o de verdad hay una peli porno con ese título, lo prometo, no lo sé... prefiero quedarme con la incógnita; así llaman en el barrio a esta amiga mía cuyas muecas preferidas son fruncir el ceño y alzar las cejas hasta la duda. Pero lo que sí sé, es que el "turista" entró en MISTERVÉRTIGO y quedó un buen rato (eso me dicen las estadísticas) Atrapado en la bandeja de salida.

Salud!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Pues yo soy más prosaico, no tenia que hacer en 10 min antes de ir a tomar un café y busque el alias de mi pareja, el de mi cuñada y como aun me sobraba tiempo cotilleé en tu vida, en la de Carlos del Amor y en la de Mara Torres. Y me alquilé un loft con vistas al periodismo ficción , que debe de estar en un piso muy alto, porque da vértigo.
Anónimo ha dicho que…
¿Delirios en las búsquedas?. Yo voy a ir en el sentido contrario. Pones tranquilamente en Google “mister vértigo auster” y te encuentras con Gerardo Brócoli que tiene una bicicross de las de antes, un tal Prudente bastante temerario, una cebolla parda que llora, un Zancudo con ideas sincronizadas, de fondo risas elásticas pero poco flexibles, un cordero tiernamente degollado que salta de un cuadro para meterse en tu cama, un tráfico de IPs y un celo que recoge las ideas nocturnas, Norbertos que quedan atrapados en bandejas de salida, un tal Papiro Misiva que nadie sabe donde está, Ellas que pierden las eles, algunos que Van de Prisa y otros que trafican con egos o clichés.

La anónima frustrada.
Anónimo ha dicho que…
Quien por aquí no viene es Dª Angustias Cristo, ni D. Aborto Escondido. Anónima Frustrada es una prolongación natural del limonero Seseña. Un fruto prímulo, una respuesta al viento, un eco rebotado en maduros y propicios oidos. Papiro Misiva estará riéndose con el Sr. Poyos, y hablando bajito para que sigan buscándole.
Firmado: Palmero Sube Alapalma.
dsesena ha dicho que…
¡Qué decir! Con este nivel de comentarios sólo me queda ser consciente de que estos post se quedarían en bolas sin vuestras intervenciones.

Salud y gracias!
Anónimo ha dicho que…
Querido Palmero, convertida en limón o en rama o en eco. Y todo porque un día alguien me susurró alegremente (como hace él las cosas) mistervértigo como una contraseña o palabra mágica, quizá un conjuro.

Anónima Frustrada (ada, ada, ada...)
fernando ha dicho que…
es raro y curioso, la forma que tiene mucha gente de llegar a uan blog y más las búsquedas que realizan. Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
¿Cómo se encuentra hoy Imparcial Anhelo?
No puedo olvidarle fácilmente y saltar así, de pronto, a la Generalitat...
Eva

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo.  En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos