Ir al contenido principal

ESTADÍSTICOS DELIRIOS EN BÚSQUEDAS II

La semana pasada, sin querer, inauguré una sección en MISTERVÉRTIGO gracias al post sobre los delirios en las búsquedas que los usuarios solemos padecer. Pero antes de contar algunos ejemplos recientes que me han inspirado esta entrada, quiero dejar claro que no es una crítica, ni me río de nadie. Es más, reconozco que gracias a un a búsqueda accidental llegué al que hoy es uno de mis blogs imprescindibles: INICIOS.ES (Malos tiempos para la lírica), sobre arte y activismo. Pero no llegué a él buscando arte, activismo o ciberactivismo, que va... Aterricé por puro azar, buscando unos "Intermitentes para las orejas" (título del post que entonces tenía entre... oreja y oreja).

Así que benditos sean los despropósitos que nos llevan a perdernos por los caminos más insospechados. Y ahora, vertida la plegaria y sin más dilación (o "dilatación", como decía un profesor del instituto), pasaré a los ejemplos. Hay un usuario anónimo que un día llegó aquí buscando "miles de culo", navega desde Nueva York y desde que cayó por estas páginas suele repetir. ¡Bienvenido! Sería un lujo recibir su comentario, por cierto. Hay otro creativo que me tiene profundamente admirado y que también se ha quedado por aquí... Buscaba: "Cornisa Británica".

Además, en el mismo día se llegaron a acumular los siguientes motores: de búsqueda: "Supercoco", "pez monja", "café eco migraña", "Rabino sinmás", "Torrezno safari", "Dios salve a tu puta madre", "Coco", "miénteme pinocho", "cebolla antigua"...

Y aquí viene el premio gordo, el mejor, el fetén, el as de ases. En pleno momento de agobio televisivo, entro un momento a visitar las estadísticas y me encuentro la sorpresa y una auténtica pieza semántica para la colección: "Bandeja de salidaS". Yo no sé si la "S" está de más por accidente o de verdad hay una peli porno con ese título, lo prometo, no lo sé... prefiero quedarme con la incógnita; así llaman en el barrio a esta amiga mía cuyas muecas preferidas son fruncir el ceño y alzar las cejas hasta la duda. Pero lo que sí sé, es que el "turista" entró en MISTERVÉRTIGO y quedó un buen rato (eso me dicen las estadísticas) Atrapado en la bandeja de salida.

Salud!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Pues yo soy más prosaico, no tenia que hacer en 10 min antes de ir a tomar un café y busque el alias de mi pareja, el de mi cuñada y como aun me sobraba tiempo cotilleé en tu vida, en la de Carlos del Amor y en la de Mara Torres. Y me alquilé un loft con vistas al periodismo ficción , que debe de estar en un piso muy alto, porque da vértigo.
Anónimo ha dicho que…
¿Delirios en las búsquedas?. Yo voy a ir en el sentido contrario. Pones tranquilamente en Google “mister vértigo auster” y te encuentras con Gerardo Brócoli que tiene una bicicross de las de antes, un tal Prudente bastante temerario, una cebolla parda que llora, un Zancudo con ideas sincronizadas, de fondo risas elásticas pero poco flexibles, un cordero tiernamente degollado que salta de un cuadro para meterse en tu cama, un tráfico de IPs y un celo que recoge las ideas nocturnas, Norbertos que quedan atrapados en bandejas de salida, un tal Papiro Misiva que nadie sabe donde está, Ellas que pierden las eles, algunos que Van de Prisa y otros que trafican con egos o clichés.

La anónima frustrada.
Anónimo ha dicho que…
Quien por aquí no viene es Dª Angustias Cristo, ni D. Aborto Escondido. Anónima Frustrada es una prolongación natural del limonero Seseña. Un fruto prímulo, una respuesta al viento, un eco rebotado en maduros y propicios oidos. Papiro Misiva estará riéndose con el Sr. Poyos, y hablando bajito para que sigan buscándole.
Firmado: Palmero Sube Alapalma.
Dani Seseña ha dicho que…
¡Qué decir! Con este nivel de comentarios sólo me queda ser consciente de que estos post se quedarían en bolas sin vuestras intervenciones.

Salud y gracias!
Anónimo ha dicho que…
Querido Palmero, convertida en limón o en rama o en eco. Y todo porque un día alguien me susurró alegremente (como hace él las cosas) mistervértigo como una contraseña o palabra mágica, quizá un conjuro.

Anónima Frustrada (ada, ada, ada...)
fernando ha dicho que…
es raro y curioso, la forma que tiene mucha gente de llegar a uan blog y más las búsquedas que realizan. Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
¿Cómo se encuentra hoy Imparcial Anhelo?
No puedo olvidarle fácilmente y saltar así, de pronto, a la Generalitat...
Eva

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...