Ir al contenido principal

EL HOMBRE QUE SUSURRA A LOS BERBERECHOS V... EL DESENLACE, JOAQUINETE Y EL SOMORMUJO

Antes: Cap. 1 / Cap.2 / Cap.3 /Cap.4

El informador Domingo Forzado se ha retirado del asunto… La presión y la incomprensión han podido con él. Así que me he visto obligado a resolver el asunto por mi cuenta. ¿Por qué dejaron de cantar los berberechos de Joaquinete Simpatía? ¿Por qué Pardo Reverso y Marcial Razondeser son
inseparables desde la separación total? ¿Por qué piensa Duldián Desconocido? ¿Por qué razonar pone en conflicto a la comunidad molusca? ¿Qué pasó aquella tarde en la granja?

Joaquinete Simpatía me atendió amablemente en su piso. Dice que no es tonto, que sabe que tiene un berberecho en su granja que se comporta diferente a los demás: ¡Es el causante de todo, lo sé! Protesta, afónico. Pero no sabe nada de lo que pasó aquel día, es más, ni siquiera vio a Pardo y a Marcial juntos; pero así lo creyó. Le pedí que me dejara sólo con los berberechos, tal y como hicieron ellos el día de la depresión. Accedió. Y me situé frente al cristal de la granja. Abrí bien los ojos para ver si me comunicaba con Duldián.

De pronto oí unos pasos tras de mí. No era Joaquinete, porque sonaba a tipo delgado y Joaquinete estaba cerca de los 170 kilos. Me giré y no había nadie. Seguí buscando la empatía subacuática. Duldián abrió su concha y me guiñó un ventrículo. Nadaba algo resfriado, yo también. Cuando estábamos a punto de comunicarnos, cuatro manos tocaron mis dos hombros. Pertenecían a Pardo y Marcial. Los dos ante mí. Sí, los dos. Duldián se reía a carcajada limpia. Los demás berberechos también…

Pardo y Marcial me lo han contado todo. Ellos son Joaquinete, mutan cada vez que un berberecho pensador cuestiona algo de sí mismo; y lo suelen hacer cada 12 horas. En el caso de Duldián, cada 8, es la excepción que confirma la granja. Joaquinete se olvida de todo cuando es él mismo, Pardo también, pero Marcial se lo recuerda por sms emocional a los dos. En su día fueron todos berberechos… ¡Tú también, Dani! Exclamó Duldián.

Esta noche he soñado que era una bellota. Debía enfrentarme a Darth Vader y matarle para poder hacerme mayor y convertirme en Somormujo independiente. Ahora he despertado siendo zurdo. En el espejo, después de ducharme, se me ha aparecido Joaquinete y me ha dicho que piense por qué Vader lleva máscara y me ha invidato a reflexionar sobre lo siguiente: si le mato (a Vader) también le libero… y ha sentenciado: ¡Mi mentor se llamaba Jocoso Somormujo!

PD.: Sé que no están contestados todos los interrogantes pero son todos los que están. Algunas preguntas sólo podemos contestarlas en silencio. Y Europa sigue resfriada y consume mucho limón, a pesar del canto del berberecho.

Salud!


FIN

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me he quedado sin palabras y con el ventrículo guiñado. Después de esta serie no me atrevo ni a salir de la cajita, sigo comiendo morera y haciendo el capullo. Acabaré siendo pijama de alguien viciosico. Yo, ¿qué tanto cuido las formas y tan poco los fondos!
Firmado: SuperGus
Anónimo ha dicho que…
Bueno bueno, ya suponía yo que esta gran historia íbamos a tener que acabarla nosotros en nuestras cabezas.. Tengo más dudas que el lunes pero menos que mañana, y digo yo que eso es bueno (y mejor con un chorrito de limón).

isa

P.D: SuperGus, qué bueno tu comentario, qué risa, jaja.
Juana ha dicho que…
Pues me he quedado más tranquila, ya se que soy un berberecho ...... cosas de la vida.
Anónimo ha dicho que…
Y yo berberecha, bien.
Eva
Anónimo ha dicho que…
Inquietante y magnífica.Gracias de nuevo Daniel.
¿Cronopios o Famas?
Ladefilosofía
dsesena ha dicho que…
Gracias a todos! Es difícil escribir con un ventrículo guiñado... y guiñapo.

Salud!
Anónimo ha dicho que…
Casi desvelo el misterio,sigo pensando que Duldián es ventrílocuo.
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
He estado mirando el reloj y cuestiono algo de mi mismo cada dos minutos. Por ejemplo este primer párrafo lo he escrito quince veces: Cada dos minutos cuestiono algo de mi mismo; he estado mirando el reloj para comprobarlo.
Mejor hacer seda y terminar de hacer el capullo.
SuperGUS
copifate ha dicho que…
Antes de que empiece otra historia quiero decir algo:estoy asombrado.
Además este blog empieza a interferir en la realidad: A Madrid a llegado el "Circ Cric", se lee igual de un lado que del otro, y su director se llama Tortell Poltrona. Parece un relato de Daniel Seseña. Solo faltaría que sus payasos llevaran en los fondillos del pantalón un retrato de D. Sigmun Freud!!!!!

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo.  En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos