Ir al contenido principal

EL HOMBRE QUE SUSURRA A LOS BERBERECHOS V... EL DESENLACE, JOAQUINETE Y EL SOMORMUJO

Antes: Cap. 1 / Cap.2 / Cap.3 /Cap.4

El informador Domingo Forzado se ha retirado del asunto… La presión y la incomprensión han podido con él. Así que me he visto obligado a resolver el asunto por mi cuenta. ¿Por qué dejaron de cantar los berberechos de Joaquinete Simpatía? ¿Por qué Pardo Reverso y Marcial Razondeser son
inseparables desde la separación total? ¿Por qué piensa Duldián Desconocido? ¿Por qué razonar pone en conflicto a la comunidad molusca? ¿Qué pasó aquella tarde en la granja?

Joaquinete Simpatía me atendió amablemente en su piso. Dice que no es tonto, que sabe que tiene un berberecho en su granja que se comporta diferente a los demás: ¡Es el causante de todo, lo sé! Protesta, afónico. Pero no sabe nada de lo que pasó aquel día, es más, ni siquiera vio a Pardo y a Marcial juntos; pero así lo creyó. Le pedí que me dejara sólo con los berberechos, tal y como hicieron ellos el día de la depresión. Accedió. Y me situé frente al cristal de la granja. Abrí bien los ojos para ver si me comunicaba con Duldián.

De pronto oí unos pasos tras de mí. No era Joaquinete, porque sonaba a tipo delgado y Joaquinete estaba cerca de los 170 kilos. Me giré y no había nadie. Seguí buscando la empatía subacuática. Duldián abrió su concha y me guiñó un ventrículo. Nadaba algo resfriado, yo también. Cuando estábamos a punto de comunicarnos, cuatro manos tocaron mis dos hombros. Pertenecían a Pardo y Marcial. Los dos ante mí. Sí, los dos. Duldián se reía a carcajada limpia. Los demás berberechos también…

Pardo y Marcial me lo han contado todo. Ellos son Joaquinete, mutan cada vez que un berberecho pensador cuestiona algo de sí mismo; y lo suelen hacer cada 12 horas. En el caso de Duldián, cada 8, es la excepción que confirma la granja. Joaquinete se olvida de todo cuando es él mismo, Pardo también, pero Marcial se lo recuerda por sms emocional a los dos. En su día fueron todos berberechos… ¡Tú también, Dani! Exclamó Duldián.

Esta noche he soñado que era una bellota. Debía enfrentarme a Darth Vader y matarle para poder hacerme mayor y convertirme en Somormujo independiente. Ahora he despertado siendo zurdo. En el espejo, después de ducharme, se me ha aparecido Joaquinete y me ha dicho que piense por qué Vader lleva máscara y me ha invidato a reflexionar sobre lo siguiente: si le mato (a Vader) también le libero… y ha sentenciado: ¡Mi mentor se llamaba Jocoso Somormujo!

PD.: Sé que no están contestados todos los interrogantes pero son todos los que están. Algunas preguntas sólo podemos contestarlas en silencio. Y Europa sigue resfriada y consume mucho limón, a pesar del canto del berberecho.

Salud!


FIN

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me he quedado sin palabras y con el ventrículo guiñado. Después de esta serie no me atrevo ni a salir de la cajita, sigo comiendo morera y haciendo el capullo. Acabaré siendo pijama de alguien viciosico. Yo, ¿qué tanto cuido las formas y tan poco los fondos!
Firmado: SuperGus
Anónimo ha dicho que…
Bueno bueno, ya suponía yo que esta gran historia íbamos a tener que acabarla nosotros en nuestras cabezas.. Tengo más dudas que el lunes pero menos que mañana, y digo yo que eso es bueno (y mejor con un chorrito de limón).

isa

P.D: SuperGus, qué bueno tu comentario, qué risa, jaja.
Juana ha dicho que…
Pues me he quedado más tranquila, ya se que soy un berberecho ...... cosas de la vida.
Anónimo ha dicho que…
Y yo berberecha, bien.
Eva
Anónimo ha dicho que…
Inquietante y magnífica.Gracias de nuevo Daniel.
¿Cronopios o Famas?
Ladefilosofía
Dani Seseña ha dicho que…
Gracias a todos! Es difícil escribir con un ventrículo guiñado... y guiñapo.

Salud!
Anónimo ha dicho que…
Casi desvelo el misterio,sigo pensando que Duldián es ventrílocuo.
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
He estado mirando el reloj y cuestiono algo de mi mismo cada dos minutos. Por ejemplo este primer párrafo lo he escrito quince veces: Cada dos minutos cuestiono algo de mi mismo; he estado mirando el reloj para comprobarlo.
Mejor hacer seda y terminar de hacer el capullo.
SuperGUS
copifate ha dicho que…
Antes de que empiece otra historia quiero decir algo:estoy asombrado.
Además este blog empieza a interferir en la realidad: A Madrid a llegado el "Circ Cric", se lee igual de un lado que del otro, y su director se llama Tortell Poltrona. Parece un relato de Daniel Seseña. Solo faltaría que sus payasos llevaran en los fondillos del pantalón un retrato de D. Sigmun Freud!!!!!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e