Ir al contenido principal

PEDRO FAGOT Y LA TRATA DE CLICHÉS

Se ha pasado la noche entera en comisaría. Un agente, poco propenso a hacer la vista gorda, afinó su ojo y desmanteló la red de venta ambulante de frases hechas, que Pedro Fagot Forgot había puesto en marcha meses antes para pagar una deuda con Dionisio Tópicos. El calabozo le ha ayudado a reflexionar, a pensar en su negocio de trata de clichés. Se ha preguntado una y cuarenta veces la misma cuestión: ¿Te ha merecido la pena?

La deuda con Tópicos nunca acabará por mucha frase hecha que venda. Es tan grande y contraída que pocas soluciones gramaticales podrían paliarla y el dinero... le sobra a Dionisio. No necesita la calderilla de Pedro, sino su alma. Tener un muñeco de trapo, a la gallina de frases hechas, que divulgue oraciones sin fondo por toda la ciudad. Los Tópicos vienen de una familia rica en fibra que en su día patentó la forma de hablar sin decir para contar lo que los mandatarios y caciques ególatras querían oír. La jugada le salió redonda a Significado Tópicos, el impulsor de la saga.

Pero los tiempos cambian y una plaga de listillos, sin nombre ni apellidos significantes, han ido expandiendo la llamada corriente del fondo. Son esos personajes que de pronto, en mitad de una conversación alertan: !Eso es un Tópico! Una cabronada para Dionisio, que siempre ha querido ejercer su poder desde el anonimato. No busca ocupar sillas en academias ni firmar como autor de nada... Sólo quiere hablar por hablar, contar chistes en sus reuniones y tirar de refranes siempre que pueda. Y en Pedro Fagot Forgot ha encontrado a su aliado ideal, su punta de lanza.

Había oido hablar de él en el barrio. Un día aparentó un encuentro casual, le invitó a un café y después le puso la miel delante. "Te ofrezco el oro por el moro". Fagot cayó y compró "duros a pesetas". Tras caer en la trampa y situarse al borde de la ruina, a Pedro pocas salidas le quedaban. Tópicos le propuso el negocio: la red ambulante de frases hechas. Aceptó de inmediato... Acaba de salir de la comisaría. Dionisio ha pagado la deuda y ha ido a por él. De momento los cargos no son suficientes para encarcelarle, la Ley no contempla delito en el negocio de las frases hechas. Pero el agente que le detuvo, advierte: ¡Ojito con compartir las frases por internet! ¡Que de esa, no te libras!

Esta noche Pedro la pasará entre quejas... Tópicos tiene mucho que decir todavía.

Salud!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Igual si consigue que D. Víctor Chiste Fácil le ayude se libra de Dionisio Tópicos, pero igual es aún peor.
Anónimo ha dicho que…
Me solidarizo con Pedro mandándole a la celda un par de refranes en un bocadillo.
La originalidad en el lenguaje se ha puesto imposible desde que patrullan esos listillos que te señalan con el boli cuando dices frases hechas, refranes, tópicos, o hablas con frases de canciones.

isabel

P.D: espero que no me devuelvan este comentario corregido por no poner referencias bibliográficas.
Anónimo ha dicho que…
Bueno, bueno, bueno, bueno, bueno....
Anónimo ha dicho que…
Jaja, me dicen por aqui que mi P.D suena regular y tanto bueno me mosquea. Aclaro por si acaso: mi comentario hace referencia a "la corriente del fondo", a nadie más, por supuesto.

isabel
Juana ha dicho que…
Terminaré como él, entre rejas ¡oh! por la adicción a las frases hechas ....

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…