Ir al contenido principal

UN GIRO ADVERSO ¿SÍ O QUÉ?

Ayer me paró por la calle un tipo con cara de llamarse Jazmín Absoluto... Pero no, me dijo: Hola, mi nombre es Marquesino Adverso, quería preguntarte si tú de verdad practicas eso que llamas "perdiodismo ficción". Bueno, pues eso creo, le respondí con cierta expectación. Después me agarró amigablemente por el brazo y me invitó a entrar en el café de Mariquilla Berberecho. Nos sentamos y como tenía tiempo libre, decidí seguirle el rollo, a ver hasta dónde llegaba su papel.

Me hizo muchísimas preguntas, por ejemplo:
que si yo era poeta, bombero, taxidermista, sexador de pollos, amante del curling, buhonero, tentador de latencias, usurero o moroso, profesor de aerobic... Empecé a notar que algo se le empezaba a escapar al señor Adverso, así que decidí frenerle y contesté:

-Soy fabricante de
seda dental de doble acción (fue lo primero que vino a la imaginación), pero no se lleve a engaños, Marquesino, en mis ratos libres escribo lo que puedo.

-¡¡Ahí quería yo llegar!!

-Pues haber preguntado, buen hombre.

-Llámame de tu, por favor. El otro día leí un post tuyo sobre los Anacardos Ruiseñor, esos que recomiendan
contra el mal de rencor. Necesito contactar con Ramón Girasol...

-Sí, yo le paso el contacto, pero no sabe usted donde se mete...

Hasta ahí se estiró su papel. Le di el contacto y se marchó como había llegado, pero ayer me encontré con un mail en la bandeja de entrada que decía:
Estimado MISTERVÉRTIGO. Quería darte las gracias por el favor que me hiciste. En efecto, los anacardos funcionan. La ira ha desaparecido y en su lugar sólo queda buen sabor de boca. Y he descubierto más efectos. Te lo explico. En relación con el "periodismo ficción" que dices practicar quería darle un giro. A mí me parece más adecuado llamarlo "periodismo sí o qué". ¿Y eso qué es? Me preguntarás. Pues un periodismo que responde siempre a las 5 preguntas, pero que deja abierta la duda siempre al Qué... ¿Qué te parece? Espero su respuesta, perdón, tu respuesta; ya sabes que prefiero el tutear.

Se lo conté todo a
Mariquilla Berberecho en su café. Y me confesó que Marquesino Adverso llevaba ya un tiempo siguiéndome. Por lo tanto llegamos a la conclusión de que los anacardos potenciaron su intención previa de cambiar el concepto de "periodismo ficción", pero no la provocaron. El rencor, sí. Ya sabemos que son muy efectivos en el campo de las desavenencias. Y hasta aquí la crónica del que para mí tenía pinta de llamarse Jazmín Absoluto.

Salud! ¿Sí o qué?

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No veo lo del nuevo nombre, yo creo tener clarísimo el "qué", aunque claro, tampoco esto me ha parecido nunca ficción.

Fdo: desde el economato

P.D: mmm..y de nuevo aparecen los berberechos. Sé que el nombre no hace justicia a lo que aquí se lee pero, ¿habeis probado a poner en google periodismo berberecho?, jeje.
Anónimo ha dicho que…
¿Y cuál ha sido o será tu respuesta a Marquesino, si se puede preguntar?
Anónimo ha dicho que…
Me ha gustado mucho este jazmín absoluto, yo tengo cuatro, pero este ha salido redondo:

-"tentador de latencias"

-"Empecé a notar que algo se le empezaba a escapar"

-"Soy fabricante de seda dental de doble acción"

-"Hasta ahí se estiró su papel"

-"Pues un periodismo que Sí responde siempre a las 5 preguntas"

-"prefiero el tutear"

¡Siempre salud!
Juana ha dicho que…
Que si, que si, que si ...... sin problemas.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…