Ir al contenido principal

LA HOSTIA DE HOMÓNIMO FARÍSEO

Sentó cátedra y se marchó. No es el nombre de un personaje, sino la actitud típica de Homónino Faríseo: Sentenciar, orar, dar lecciones sin esperar réplica ni respuesta. Es un humano de Armas Tomar (tierra de nadie, en alguna parte entre Lugo y Pensilvania). Cada vez que atraviesa una puerta tiemblan los de dentro. Pero él cree servir a la humanidad, compartiendo su sapiencia. Nadie le aguanta y todos escuchan, por ternura y respeto a los Faríseo "de toda la vida". ¡Esa familia!

Jamás se ha llevado una bofetada (hostia, para los amigos) como dios manda (sí, con "d" minúscula). Una de esas que hacen callar primero, llorar y reflexionar después, pasado el clásico refunfuño noruego (así se conoce en Armas Tomar). Sus padres siempre han considerado que Homónino es un regalo divino al que no podían sino potenciar sin condiciones. Jamás le frenaron en sus caprichos infantiles, aunque a veces no podían con él ni con su repollez. Sus amigos, más de lo mismo, y su novia (hoy doña Poca Fortuna Lumiere) venera cada gas que exhala.

Después de sentar cátedra e intentar marcharse, como empezaba este post líneas más arriba, entró Herodes Quicio Remilgo y le dio un guantazo. ¡Por mí y por todos mis compañeros! Añadió. Homónimo, ofendido, doloriro y enrojecido se llevó la mano al moflete en el que había recibido el impacto y rompió a llorar. Un silencio sepulcral se impuso en la taberna de Magistral Devuelta. Herodes se marchó y no se supo más de él. Los presentes en la escena jamás han olvidado ese sonido, ese golpe. Lo sintieron como propio, y fue el propio Ajeno Torrezno quien poco después entró para aliviar el dolor colectivo: cantó un tema muy conocido de María Ostiz (No sabes cómo sufrí). Tras lincharle al minuto de arrancarse, los vecinos de Armas Tomar volvieron a la normalidad, sin culpabilidades.

Homónimo ha cambiado de nombre, ahora planta jazmines morunos en su vivero: Enraizado Anónimo.

Comentarios

copifate ha dicho que…
Yo alcé la malla una vez por mis compañeros y por mi el primero y salieron todos corriendo y recibí grandes felicitaciones. Todo esto ocurría en el monumento que a los hermanos Alvarez Quintero hay erigido en el parque del Retiro. Y eso que yo no era de Armas Tomar.
Juana ha dicho que…
Pues está muy bien lo de Herodes, porque Enraizar siempre es lo mejor aunque sea Anónimamente.
Mi Aplauso con una sola mano en lugar de Un Silencio Sepulcral.
Anónimo ha dicho que…
Me alegro por Homónimo, probablemente llevaba toda su vida esperando esa hostia que no llegaba para poder por fin dedicarse a los jazmines.

isabel
Anónimo ha dicho que…
Tengo cuatro jazmines
que perfuman con sus flores
extendiendo sus olores
por la luz de mis jardines.
Firmado:Enraizado (anónimo)
Anónimo ha dicho que…
Que sería de nosotros ,si a veces alguien,no nos hiciera cambiar de opinión,o por lo menos...meditarlo.
PD..Daniel eres un buen "Hakawati"
Contador de historias
Un saludo ...Capi
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Ya lo dijeron Celtas Cortos: "Algo que también me gusta es una hostia en vez en cuando pa' no olvidar de donde vengo y saber quien tiene el mando"
Anónimo ha dicho que…
Herodes?
Quicio?
Remilgo?
Por qué le has llamado así? me has dejado intrigadísima.
Salud- os
Eva

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e