Ir al contenido principal

ZAPEADAS SIN ELES NI ROSTROS

A Ella se le cayó una “l” primero y otra después… Y se quedó con Ea. Ni siquiera quisieron plantarle un parche con una “y” e incurrir en una falta grave de ortografía. Por cierto, ésta (Ortografía) lleva fatal el hecho de ser asociada a una falta permanente. Ea es una visionadora empedernida de televisión. Desde los programas matinales hasta la franja de Late Night no es persona sino caja y se lo sabe todo…

…Es capaz de mimetizarse con María Patiño mientras habla con el acento de Pepe Ribagorda, cocinar como Arguiñano, pensar a lo Punset, ‘tejemanejar’ como mujer desesperada que es, fruncir el ceño tipo Milá (Lorenzo), pero no tiene problemas de audiencia; sólo con su nombre… La semana pasada se le descolgaron las consonantes de su apellido. No quiere pronunciarlo ni pronunciarse por ello.

Ayer, Jaime Cantizano, en comandita con Cristina Lasvignes, se salió de la pantalla para devolverle la “C” mayúscula, inicial y perdida de su mote infantil (“Crisis”). Ella Crisis, así la llamaban en el instituto las más malévolas de sus compañeras. Una noche de convivencia colegial –allá por los 80-, sentadas en torno a la tele, Mayra Gómez Kemp partía y repartía premios. A Ea –entonces Ella- le cayó una Ruperta que rompió la pantalla y le dio en toda la cabeza. Lupita, Fernandita, Prisilla y Reinaldita, las ‘amigas’, no pararon de reír hasta que los concursantes se llevaron el coche. No sé por qué, la verdad.

Hoy, en un reality de evasivas, con proximidad al corazón, han encontrado las caras de sus amigas. Por lo visto, se les habían caído de la vergüenza días antes, tras arrancarle las doble eles a Ea y perderlas después. Fue la bromita del día. El presentador, Tomillo Mepierdo, lanza un mensaje: “Si éstas son vuestras caras, no perdáis más consonancia y enfatizaros hacia el plató. Os esperamos”. Lupita, Fernandita, Prisilla y Reinaldita se presentan sin expresión.

Abrumadas por los aplausos y las onomatopeyas involuntarias de Tomillo, balbucean lastimosamente. Después, tras un reconocimiento médico en vivo, recuperan sus rostros apresuradamente y mezclados. Lupita se pone el de Reinaldita, ésta el de Fernandina quien a su vez se cose el de Prisilla y Prisilla, sin demora, se convierte facialmente en Lupita. Nadie lo sabe, excepto ellas. El presupuesto del programa no contempla una devolución de rostros, sólo si alguien atestigua a favor de ellas, así que llaman a Ella (Ea) en directo. Pero Ea no contesta, está a gusto con ella misma sin las eles.


Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
¡Ea! Pues me parece muy bien, si está tan "ricamente".
Anónimo ha dicho que…
Comprendo bien a Ortografía, es terrible la asociación permanente a una falta, hora es de que se dé cuenta de que esta asociación es un hecho universal y por ello no terrible sino natural.
Algo diferente es el problema de las impresentables amigas de Ella ( la protagonista de hoy me recuerda a Soraya Vapordelante Soraya Vapordetrás ¿ es un error de percepción?), ójala nunca recuperen sus "rostros";ellas, con su superficialidad pura y dura son las responsables de la pérdida de las letras de los nombres, de la confusión orográfica de Ortografía... bueno y también, todo hay que decirlo de que EA le importe un comino la caida de las eles.
Saludos a todos
Eva
Anónimo ha dicho que…
Se me olvidaba!
Tomillo Mepierdo tampoco parece trigo limpio, mas bien cizaña negra, y una mención a Ruperta que me parece la "menos" asesina, pobre calabacilla.
Eva
Anónimo ha dicho que…
Encuentro muy duro el castigo de fernandita y compañía...reirse de un rupertazo me parece normal. Y además han dejado a Ella mejor de lo que estaba sin sus eles, o eso dice ella. Bueno, aunque pensándolo bien quedarse con una cara distinta no tiene por qué ser tan malo. Yo hoy tenía una muy rara en el espejo y nadie parece haberse dado cuenta.

isabel

P.D: eso sí, admiro a Ea por lo del ceño-milá. A mi no acaba de salirme, y mira que lo he intentado.
Anónimo ha dicho que…
Ayer: "se había ahogado en un vaso de agua. Le encontré tendido junto a su ropa, en la cuerda floja."
"atando cabos con nudos marineros"
"El orgasmo fue tan brutal que salieron despedidos..."
Hoy: "Por cierto, ésta (Ortografía) lleva fatal el hecho de ser asociada a una falta permanente"
Sorpresas ya habituales...

Se me ocurre que las risas eran por lo de Ella -risis, antes de que le devolviera Cantizano la C. Ea!

Firmado: Atatürk
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Ea quiere aprovechar el la pérdida de las "eles" para disfrutar de las virtudes del anonimato.
Me han contado que Ortografía no ha cometido ninguna falta la pobre, pero una prima suya si, y como es de un pueblo pequeño le cargaron el sanbenito a toda la familia.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e