Ir al contenido principal

EL MISTERIO DE LAS LISTAS GRAPADAS

Que al ser humano en general le encanta etiquetar y hacer listas es obvio y propio de la condición... Pero grapar la lista de la compra a un ranking de "cosas por hacer" es otro tema de mayor calado. Ocurrió ayer por la mañana, mientras me dirigía a cambiar una de las juntas que unen algo en el interior de mi coche (de tercera o cuarta mano y cuentakilómetros trucado). Dos hojas grapadas, procedentes de un bloc de notas cuadriculadas, yacen en mitad de la calle. Me llama la atención la cantidad de texto que hay escrito, y sobre todo, su bonita caligrafía en negro pluma.

No me resisto, la cojo y empiezo a cotillear. Está recién perdida, se nota porque no hay pisadas ni de zapatos ni de neumáticos. En la "lista de la compra" (que no la listilla de turno) insiste -con subrayado- en no olvidar las gulas ni los pepinillos holandeses; después un babero nuevo para el niño/a, un nuevo juego de servilletas sin estampados, cerveza (6 latas), un kilo de carne picada... Hasta aquí todo en orden; pienso en la radiografía se nos podría hacer analizando nuestras compras (pero éste es otro post).

Paso página (sin cambiar de vida) y me encuentro con la sorpresa: "Cosas por hacer". Y en este inventario leo lo siguiente: Foll. es. noche s/f (una clave que imagino se traduce en "follar esta noche sin falta"); saltar sin tapujos en el parque de Azar (me intriga); burlarme de Jaime; sentirme como en casa; llorar a moco tendido sin que me lo reprochen; comer lo que me dé la gana; disfrutar; marearme sin potar; desayunar sin ayuno; reanimar a mi marido; reflotar la ideología; sopesar sin prejuicios maniqueos; reír sin motivo... Torear la perdiz.

No sé que cara se me quedó, pero cuando llegué al taller, no me pude resistir y le enseñé la lista a Dimitri Juan (el mecánico rumano). Estuvimos un buen rato deduciendo y atando conceptos. Después guardó mi coche y quedamos en dos días cuando las juntas junten. Aún no me he recuperado de la intriga; tengo las listas pegadas en la nevera con un imán.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
me parece muy útil la lista de las cosas por hacer, creo que empezaré a adjuntarla a la lista de la compra

M.
Anónimo ha dicho que…
Hay listas para todo, de la compra, de turno, de cosas que hacer e incluso de espera. Pero cuando tienes que apuntarte ese foll. s/f, jaja, mal asunto. Aunque tal vez sea “sin faltas”. Genial inventario el que has encontrado.
Anónimo ha dicho que…
Foll. es. noche s/f

Foll. abreviatura de following

Asi que la que perdió la lista, no tenia ni idea de ingles, pues segun ella "Foll es noche" en ingles.
lo que despita es ese s/f... que pueden ser tantas cosas "sin fin" "su favor" "su foca"..."su falo"...

ejem que complicao
Juana ha dicho que…
Un día, sin darme cuenta, les hice una nota a mis compañeros en una de "mis listas" (en la parte de detrás) .... se pasaron años "choteandose" de lo que leyeron, pero no os lo pienso contar jajajajaja
A veces me alegro de que no conozca personalmente a "casi" nadie de Internet, seguro que me "dedicaban" entradas de este calibre .... jajajajajaja
Mi marido dice que doy mucho "juego" para el cachondeo jajajajaja
Anónimo ha dicho que…
Por favor, le ruego se ponga en contacto conmigo. La hoja es mía y quisiera recuperarla. Como se entere mi marido me mata.
Si me la devuelve le prom. q. le est. et. agr. y lo lam.toda la p.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo tengo una lista de esas. Como es habitual no cumplo ni la mitad de las cosas. Y afortunadamente está en el disco duro del ordenador, así que no se me caerá accidentalmente del bolsillo. Caerían muchos mitos si cae en manos conocidas.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…