Ir al contenido principal

EL MISTERIO DE LAS LISTAS GRAPADAS

Que al ser humano en general le encanta etiquetar y hacer listas es obvio y propio de la condición... Pero grapar la lista de la compra a un ranking de "cosas por hacer" es otro tema de mayor calado. Ocurrió ayer por la mañana, mientras me dirigía a cambiar una de las juntas que unen algo en el interior de mi coche (de tercera o cuarta mano y cuentakilómetros trucado). Dos hojas grapadas, procedentes de un bloc de notas cuadriculadas, yacen en mitad de la calle. Me llama la atención la cantidad de texto que hay escrito, y sobre todo, su bonita caligrafía en negro pluma.

No me resisto, la cojo y empiezo a cotillear. Está recién perdida, se nota porque no hay pisadas ni de zapatos ni de neumáticos. En la "lista de la compra" (que no la listilla de turno) insiste -con subrayado- en no olvidar las gulas ni los pepinillos holandeses; después un babero nuevo para el niño/a, un nuevo juego de servilletas sin estampados, cerveza (6 latas), un kilo de carne picada... Hasta aquí todo en orden; pienso en la radiografía se nos podría hacer analizando nuestras compras (pero éste es otro post).

Paso página (sin cambiar de vida) y me encuentro con la sorpresa: "Cosas por hacer". Y en este inventario leo lo siguiente: Foll. es. noche s/f (una clave que imagino se traduce en "follar esta noche sin falta"); saltar sin tapujos en el parque de Azar (me intriga); burlarme de Jaime; sentirme como en casa; llorar a moco tendido sin que me lo reprochen; comer lo que me dé la gana; disfrutar; marearme sin potar; desayunar sin ayuno; reanimar a mi marido; reflotar la ideología; sopesar sin prejuicios maniqueos; reír sin motivo... Torear la perdiz.

No sé que cara se me quedó, pero cuando llegué al taller, no me pude resistir y le enseñé la lista a Dimitri Juan (el mecánico rumano). Estuvimos un buen rato deduciendo y atando conceptos. Después guardó mi coche y quedamos en dos días cuando las juntas junten. Aún no me he recuperado de la intriga; tengo las listas pegadas en la nevera con un imán.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
me parece muy útil la lista de las cosas por hacer, creo que empezaré a adjuntarla a la lista de la compra

M.
Anónimo ha dicho que…
Hay listas para todo, de la compra, de turno, de cosas que hacer e incluso de espera. Pero cuando tienes que apuntarte ese foll. s/f, jaja, mal asunto. Aunque tal vez sea “sin faltas”. Genial inventario el que has encontrado.
Anónimo ha dicho que…
Foll. es. noche s/f

Foll. abreviatura de following

Asi que la que perdió la lista, no tenia ni idea de ingles, pues segun ella "Foll es noche" en ingles.
lo que despita es ese s/f... que pueden ser tantas cosas "sin fin" "su favor" "su foca"..."su falo"...

ejem que complicao
Juana ha dicho que…
Un día, sin darme cuenta, les hice una nota a mis compañeros en una de "mis listas" (en la parte de detrás) .... se pasaron años "choteandose" de lo que leyeron, pero no os lo pienso contar jajajajaja
A veces me alegro de que no conozca personalmente a "casi" nadie de Internet, seguro que me "dedicaban" entradas de este calibre .... jajajajajaja
Mi marido dice que doy mucho "juego" para el cachondeo jajajajaja
Anónimo ha dicho que…
Por favor, le ruego se ponga en contacto conmigo. La hoja es mía y quisiera recuperarla. Como se entere mi marido me mata.
Si me la devuelve le prom. q. le est. et. agr. y lo lam.toda la p.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo tengo una lista de esas. Como es habitual no cumplo ni la mitad de las cosas. Y afortunadamente está en el disco duro del ordenador, así que no se me caerá accidentalmente del bolsillo. Caerían muchos mitos si cae en manos conocidas.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e