Ir al contenido principal

APARIENCIAS ESCAPADAS

Es una viva imagen (o una imagen viva) de la crisis (o no). No puede haber más elementos/mesajes en una superficie vertical (o sí). Encabezado por "Farlopa", una firma que está -hasta donde me llega la vista- por todo Madrid -"emetreinta" incluída-, este escaparate vendió lujo en forma de extremidades audiovisuales made in Bang & Olufsen. Y ahora, como se pude apreciar... es hora de alquilar, que no comprar; porque como reza el 'pie de foto', subrayado por una barra antialunizajes: La vida no es dada.

Disparé el móvil a primera hora, antes de meterme en el metro y volver a disparar, disimuladamente, para captar la siguiente imagen. Un saco, típico de escombros, y una bolsa barata de viajes a juego. Los llevaba un señor de unos setenta y muchos que desprendía un olor a orina que echaba p'atrás. Parecía una versión moderna y sórdida de Paco Martínez Soria. Después descubrí que el olor a pis no venía del señor, sino de un rincón en el que algún... desorientado había meado sin problemas (o con ellos). Decidí seguirle un poco. Se bajó en la estación de República Argentina. Apenas podía con sus bártulos.

Dónde irá. Decidí seguirle un poco más; eso sí, ya desde dentro, o sea, ayudándole con sus bultos. Encantado accedió y empezó a contarme su historia. Y aunque suene a coña o a periodismo ficción, creedme que lo es: Este buen hombre, llamado Gervasio Guitarra, es escaparatista. Pero no uno cualquiera, sino uno de los que contrata el Ayuntamiento para dar imagen de austeridad en determinados puntos. Se trata de decorar para aparentar; de tapar una trastienda donde se siguen vendiendo caros conceptos; encarecidos televisores con mensaje... para pudientes. Todo lo que hay en el escaparate es suyo. Es un creativo. Y ahora se va a descansar a su domicilio en un barrio, cuyo nombre no me permite desvelar.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Genial!! Voy a empearme yo de eso también, total, ya lo parezco de facto!!. Por cierto no pone la vida no es dada si no la vidas NOS es dada, creo leer.
dsesena ha dicho que…
Tienes toda la razón, Cyber... Dejo mi error de lectura (e interpretación) sobre el 'papel' y te doy las gracias por tu observación perenne. Salud, que la vida nos es dada!!!
Anónimo ha dicho que…
A mí casi me gusta más tu lectura: "la vida no es dada". ME parece que tiene más sentido dentro de tu blog. Lapsus o no, mola el debate como escapada de escaparate.
Fabio Carabeo ha dicho que…
Yo creo que Madrid está lleno de maquetas del ayuntamiento, pero mi pueblo también. El otro día observé a un pastor que llevaba sentado más de dos horas, con un pajizo en la boca, sin pestañear en el "banco de la fuente" (Plaza Gólgota).

Me acerqué y cuando ya pensaba que estaba muerto, hice la prueba del... algodón y lo que ocurría es que era un muñeco de grafito!! Increíble.
Unknown ha dicho que…
Yo leo LA VIDA NO ES DADÁ. ¿Es que soy el unico?
Anónimo ha dicho que…
Me encantan tus ficciones, dani. Ya veo a mi abuela y sus cosas de manera diferente. Gracias
Fer ha dicho que…
No, blanco. Dadá está el enviado del ayuntamiento. Todo un experto en decoros y decorados.
Sandra F ha dicho que…
En los caracteres de identificación me sale "casimiro frrlopez". No será que es el ayuntamiento tb el que selecciona las palAbras? Buenísimo
Anónimo ha dicho que…
¿y yo que había pensado que lo que el escaparatista había añadido eran esas palabras lujosas para maquillar alquileres, farlopa y vida (dada o no)?. De cualquier manera, es genial este escaparate que nos muestras.
Fabio, yo creo que el algodón engaña y que en algunos caso convierte en piedra al tacto, pero sólo para disimular.

Bizca Entrelineas

P.D: Hoy tengo la mirada del revés, no hay manera.

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…