Ir al contenido principal

DE LA IDEA AL MATERIAL

Qué se puede decir que no se vea. Un día, una noche o una tarde a alguien se le ocurre escribir una historia, convertirla en novela, guión, en película... en Saga. Y después hacer Historia. Y una noche cualquiera, en un escaparate cualquiera me encuentro con ello. Una de las escenas más emblemáticas de Star Wars inmortalizada en una estatuilla (valorada en 250 euros).

Lo 'mejor' de todo... Casí me la compro!! Pero miremos más allá. ¿Qué vemos? ¡¡El nazi de En busca del arca perdida enseñando la mano marcada por el medallón incandescente que muestra el camino hacia el Arca de la Alianza, erróneo porque le falta la otra cara!!!

Se me ocurre patentar a Casimiro hablando sólo por las calles de Madrid o al Turco matando a Martínez por error. ¿Qué me decís? ¿Y de qué material podrían ser?

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¿si lo patentas tendremos que pagar cada vez que pongamos Casi… en un comentario?.
Respecto al material, lo primero que he pensado es en hueso de aceituna, piel de cebolla o algún fruto seco, que duran mucho, pero creo que al final harían de las suyas y desaparecerían con la magia propia de tus personajes. Eso sí, dejando un rastro muy especial con cada capa que se fueran quitando.

Fdo: una coleccionista de ficción

P.D: creo que también hay un material invisible que da muy buenos resultados, por cierto.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Me viene a la cabeza una escena de la película Cocktail en la que Tom Cruise - Flanagan le dice al otro protagonista (ni idea de quién es el actor ni el personaje)que el idiota que se le ocurrió el plastiquito de los cordones de las deportivas seguro que era millonario, sólo tienes que tener una idea por tonta que nadie haya tenido antes... Igual...
Dani Seseña ha dicho que…
Y con ese material, el invisible nos quedamos, no? Aquí parece, que puede más el tirón de la sublimación... E incluso el de los personajes y sus cosificaciones, que la conversión en adornos de vinilo o grafito. Pues oído cocina,Coleccionista!

Qué buena secuencia, Cyber! Me alegro de que Lord Vader trascienda más allá incluso de nichos blogueros como éste.
Anónimo ha dicho que…
No se de qué material podrían ser tus patentes, pero sé que podrías dar el salto a la novela, un libro con tus personajes...¿para cuando Seseña?
Dani Seseña ha dicho que…
Buena pregunta, pero sobre todo, emocionante cuestión. No sé quién eres, pero gracias, Anónimo, por considerar que merecería la pena. Sinceramente, no lo sé, lo pienso y me arranco, pero como si fuera uno de mis personajes me termino marchando a otro espacio que me llama la atención; allí me encuentro con algo/alguien y me centro en él/ella... y así siempre.

Pero bueno, al tiempo. Y sobre todo, gracias!!
Anónimo ha dicho que…
Pues entonces, sólo queda esperar "al tiempo" que nos traiga tu novela, y mientras soy yo quien te agradece las historias que nos regalas en este blog

Al tiempo! y gracias a tí

M.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e