Ir al contenido principal

LA MUJER DE ALCATRAZ


No recordaba nada igual desde El hombre de Alcatraz. Todo empezó al colocar un pequeño jazmín en la ventana, comprado en Ikea o en Leroy Merlín, ya no lo recuerdo. Martina Roma estaba encantada con el bienestar que entraba desde el patio interior, antes gris, gracias a la planta. Lo que no esperaba es que unos días después plantara su residencia bajo las ramas un audaz gorrión. Quien sin saberlo iba a convertirla en la mujer de Alcatraz... Sin prisión.
Nunca le han gustado las aves. No es que las odie, sencillamente considera que tienen que estar en su medio y no en el medio. Pero todo cambió con el aterrizaje no forzoso del gorrión dentro de quicio. Porque fue ella quien se puso en medio de un camino desconocido, el que empezó a recorrer cada mañana desde la cocina al salón para ponerle unas miguillas de pan.
Él al principio desconfiaba, pero pronto entendió que esa sombra al otro lado de la doble ventana no era hostil, al contrario, de ahí salía ese nuevo alpiste que desayunaba cada mañana. Ella no se cuestionaba lo que estaba pasando. Se dejaba disfrutar sirviendo sus miguillas y observando la alegría posterior del nuevo vecino. Ambos estuvieron en medio una temporada; hasta que él voló... Entonces ella aterrizó y se sintió extraña. Dejó el jazmín en su lugar, no quiso cambiar nada por si acaso... Pero Gorrión no regresó al medio.
Hoy, me cuentan fuentes vecinales, que Martina lo ha cambiado todo, menos los cambios. Ha plantado jazmines por todo el barrio y pregunta a jardineros y ornitólogos por su silvestre amigo; pero nadie sabe nada. Así que le queda mucho por aterrizar; contretamente la distancia entre ella y ella. Tiene miga la cosa, y más aún entender ese medio en el que quedó.
Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Te quedas en el medio de no se sabe donde, ni se sabe cuando, ni se sabe .... incertidumbre total, pero ¿no es eso la Vida al fin y al cabo? ....
Anónimo ha dicho que…
Miga es la que tiene esta preciosa historia, un placer leerla, tiene una música diferente.
Supongo que encontrarse en medio te deja en una especie de limbo en el que quieres volar y no puedes pero en el que el suelo no te sostiene como antes. Hay que moverse para recuperar el medio firme. Y no perseguir aves de paso. isa
Anónimo ha dicho que…
Un simple gesto, un pequeño cambio o una simple miga, bastan para crear costumbres que te cambian por dentro y aprendes a mirar el vuelo de un pájaro medio distinto.
M.
La Zapateta ha dicho que…
La competencia por estar en los medios es feroz. Por eso Gorrión voló, porque le hicieron un contrato millonario en Tele 5. Ahora se cree Águila y saca trapos sucios de Jilguero y Abutarda que se la tienen jurada.
Anónimo ha dicho que…
jajaja, qué gran vuelta de tuerca Zapateta!!.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Nuca sabe uno donde se puede encontrar a uno mismo. El peligro es que lo centres en lo que te lleva a ti y cuando el medio desaparezca lo confundas con el fondo.
Anónimo ha dicho que…
Vaya, parece que este era un gorriencito de altos vuelos!!! Preciosa historia, con jazmines y pájaros por medio y una protagonista en un principio segura que termina medio perdida. No hay nada mejor que un pequeño gorrión aterrice en medio de tu vida.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e