Ir al contenido principal

CONTINUAR PARA SEGUIR SIN VOLVER

David Venta decidió desconectar una temporada. Cansado de no tener privacidad para pensar, pensó en público que lo mejor era renunciar a ser visible y de paso volver a su trabajo de tapicero en el parque temático de coliflores mercantiles. Sus seguidores le apoyaron con pena, pero lo asumieron. De sobra sabían que ocurriría. Atender a un colectivo anónimo y masificado desgasta. Atenderlo, además, a base de abandonar su intimidad y regalarla a cambio de elogios y atención permanente, más todavía.
Cuando se reincorporó a su parque de coliflores sintió que renacía. Un espasmo de alivio y dos salas de espera después, decidió no volver a ser la voz en off de ninguna máquina expendedora, ni mucho menos la imagen de social Tronch, la red social que le hizo famoso. Mi sitio está entre coliflores mercantiles, se reafirmaba una y otra vez... y no atendiendo a tanta gente que no conozco de nada. Que me doran la píldora para sacar brillo a la suya propia.
El problema, le decía un capataz cuneiforme, es que has vuelto y lo que tienes que hacer es seguir. Y seguir no es sinónimo de continuar en la misma dirección; puedes cambiar de sentido. Cuando Gerundio Genoveva desapareció entre las máquinas, David Venta empezó a dar vueltas a la coliflor...
Dicen que la masa no piensa, pero no es el caso de este colosal colectivo, que no sólo piensa y maquina como ningún otro tumulto, sino que además de seleccionar a sus líderes los exprimen como nadie y los transforma en lo que siempre fueron: nadie. David Venta es una excepción, porque volvió, pero giró con inteligencia antes de regresar. Ahora, aunque algo vacío y descompuesto, sigue y continúa.

Comentarios

copifate ha dicho que…
Toda una pieza. Se consideran varias alternativas y se ofrecen diversas calles sin salida. Se amaga y se dan collejas. Se apunta y se dispara el pánico. Hay que aplicarle la prueba de leerlo en vivo. Mañana lo repaso y paso a comentar algo más.
Me pide ...¡gaubiali????
Patricia ha dicho que…
David Venta es un buen ejemplo de lo que a muchos nos pasa en internet. Me gusta la idea. Aunque no sé si ésta era tu intención. En cualquier caso, la experiencia de leerte ha sido explosiva e interesante, como de costumbre, aunque no suela escribir comentarios, seseña ficción. Es que hoy, fíjate, algo me ha removido especialmente con tu post.

Patricia
Anónimo ha dicho que…
¡Coliflores mercantiles! Tengo que pensar en mis orígines para encontrar una factoría similar. ¿No tenemos todos una fábrica a la que volver para no regresar? Pregunto
Anónimo ha dicho que…
"Y seguir no es sinónimo de continuar en la misma dirección; puedes cambiar de sentido"
esta frase es grande Seseña, con tu permiso me la apunto!

M.
Anónimo ha dicho que…
Cuando te están dando toquecitos en el hombro, de esos que joden por seguidos y numerosos, es momento de sacar un otro yo o algún tipo de maniquí sonriente, esquivo o invisible. Y mientras aprovechar para dar ese giro inesperado y esperado a la vez.

Como dice Gerundio, seguir no es sinónimo de continuar en la misma dirección. Y como digo yo, ser visible no es sinónimo de que te vean. isa
Juana ha dicho que…
Pues tuitearemos la frase en tu nombre: "seguir no es sinónimo de continuar en la misma dirección".


Me ha gustado "girar con inteligencia", que no es exprimirse, quedarse vacio pero seguir adelante, a pesar de que a veces uno se "descompone", que al fin y al cabo es lo mismo que quitar componentes que no se usan. Y ante todo .... continuar ....
dsesena ha dicho que…
voy más allá del "gracias por vuestros comentarios", para agradeceros vuestros comentarios. Esto es lo que se llama otro giro a nunguna dirección semántica.

No, en serio. No sé que pasa hoy con este post... no sé si será por esa frase que tanto os ha gustado, pero está merodeando por los mundos de Facebook y Twitter que da gusto. No estoy acostumbrado a que mis personajes salten el cerco bloguero y se me escapen a otros cuentos. Pero bueno... es Internet y aquí no hay verjas que valgan.

Isa, M, Juana, Patricia, anónimos, Copifate, Cyber... Gracias. ¡Hablamos!
copifate ha dicho que…
Quiza si se cambiara el nombre y el apellido llegaría a la síntesis ansiada: David Goliat Compraventa.
Por cierto, muy buenos comentarios; da gusto.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Ey Algo ice mal ayer!! Decía en el comentario que debí meter mal que a mi me recordaba a un concursante de GH arrepentido, que trata de alejarse de toda la vorágine que le acompaña.
Marina ha dicho que…
Yo creo que éste es uno de tus mejores post, Dani. Alguien te preguntaba el otro día ¿para cuándo una novela?. Secundo la pregunta y espero leerla pronto ;)

Bsss Marina
Mario A. García ha dicho que…
Estoy con Copifate, con este diálogo da gusto. Un saludo a todos
Anónimo ha dicho que…
Es que a nadie va a decir nada del capataz cuneiforme? Es lo más!!!

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…