Ir al contenido principal

CONTINUAR PARA SEGUIR SIN VOLVER

David Venta decidió desconectar una temporada. Cansado de no tener privacidad para pensar, pensó en público que lo mejor era renunciar a ser visible y de paso volver a su trabajo de tapicero en el parque temático de coliflores mercantiles. Sus seguidores le apoyaron con pena, pero lo asumieron. De sobra sabían que ocurriría. Atender a un colectivo anónimo y masificado desgasta. Atenderlo, además, a base de abandonar su intimidad y regalarla a cambio de elogios y atención permanente, más todavía.
Cuando se reincorporó a su parque de coliflores sintió que renacía. Un espasmo de alivio y dos salas de espera después, decidió no volver a ser la voz en off de ninguna máquina expendedora, ni mucho menos la imagen de social Tronch, la red social que le hizo famoso. Mi sitio está entre coliflores mercantiles, se reafirmaba una y otra vez... y no atendiendo a tanta gente que no conozco de nada. Que me doran la píldora para sacar brillo a la suya propia.
El problema, le decía un capataz cuneiforme, es que has vuelto y lo que tienes que hacer es seguir. Y seguir no es sinónimo de continuar en la misma dirección; puedes cambiar de sentido. Cuando Gerundio Genoveva desapareció entre las máquinas, David Venta empezó a dar vueltas a la coliflor...
Dicen que la masa no piensa, pero no es el caso de este colosal colectivo, que no sólo piensa y maquina como ningún otro tumulto, sino que además de seleccionar a sus líderes los exprimen como nadie y los transforma en lo que siempre fueron: nadie. David Venta es una excepción, porque volvió, pero giró con inteligencia antes de regresar. Ahora, aunque algo vacío y descompuesto, sigue y continúa.

Comentarios

copifate ha dicho que…
Toda una pieza. Se consideran varias alternativas y se ofrecen diversas calles sin salida. Se amaga y se dan collejas. Se apunta y se dispara el pánico. Hay que aplicarle la prueba de leerlo en vivo. Mañana lo repaso y paso a comentar algo más.
Me pide ...¡gaubiali????
Patricia ha dicho que…
David Venta es un buen ejemplo de lo que a muchos nos pasa en internet. Me gusta la idea. Aunque no sé si ésta era tu intención. En cualquier caso, la experiencia de leerte ha sido explosiva e interesante, como de costumbre, aunque no suela escribir comentarios, seseña ficción. Es que hoy, fíjate, algo me ha removido especialmente con tu post.

Patricia
Anónimo ha dicho que…
¡Coliflores mercantiles! Tengo que pensar en mis orígines para encontrar una factoría similar. ¿No tenemos todos una fábrica a la que volver para no regresar? Pregunto
Anónimo ha dicho que…
"Y seguir no es sinónimo de continuar en la misma dirección; puedes cambiar de sentido"
esta frase es grande Seseña, con tu permiso me la apunto!

M.
Anónimo ha dicho que…
Cuando te están dando toquecitos en el hombro, de esos que joden por seguidos y numerosos, es momento de sacar un otro yo o algún tipo de maniquí sonriente, esquivo o invisible. Y mientras aprovechar para dar ese giro inesperado y esperado a la vez.

Como dice Gerundio, seguir no es sinónimo de continuar en la misma dirección. Y como digo yo, ser visible no es sinónimo de que te vean. isa
Juana ha dicho que…
Pues tuitearemos la frase en tu nombre: "seguir no es sinónimo de continuar en la misma dirección".


Me ha gustado "girar con inteligencia", que no es exprimirse, quedarse vacio pero seguir adelante, a pesar de que a veces uno se "descompone", que al fin y al cabo es lo mismo que quitar componentes que no se usan. Y ante todo .... continuar ....
Dani Seseña ha dicho que…
voy más allá del "gracias por vuestros comentarios", para agradeceros vuestros comentarios. Esto es lo que se llama otro giro a nunguna dirección semántica.

No, en serio. No sé que pasa hoy con este post... no sé si será por esa frase que tanto os ha gustado, pero está merodeando por los mundos de Facebook y Twitter que da gusto. No estoy acostumbrado a que mis personajes salten el cerco bloguero y se me escapen a otros cuentos. Pero bueno... es Internet y aquí no hay verjas que valgan.

Isa, M, Juana, Patricia, anónimos, Copifate, Cyber... Gracias. ¡Hablamos!
copifate ha dicho que…
Quiza si se cambiara el nombre y el apellido llegaría a la síntesis ansiada: David Goliat Compraventa.
Por cierto, muy buenos comentarios; da gusto.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Ey Algo ice mal ayer!! Decía en el comentario que debí meter mal que a mi me recordaba a un concursante de GH arrepentido, que trata de alejarse de toda la vorágine que le acompaña.
Marina ha dicho que…
Yo creo que éste es uno de tus mejores post, Dani. Alguien te preguntaba el otro día ¿para cuándo una novela?. Secundo la pregunta y espero leerla pronto ;)

Bsss Marina
Mario A. García ha dicho que…
Estoy con Copifate, con este diálogo da gusto. Un saludo a todos
Anónimo ha dicho que…
Es que a nadie va a decir nada del capataz cuneiforme? Es lo más!!!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e