Ir al contenido principal

SE ACABÓ, A EMPEZAR

No ha tenido más remedio que ceder. Ya lo decía la canción: Corta y cambia y no te des tanta importancia... Corta y cambia y deja a un lado la arrogancia (Rh+). Pero que nadie crea que lo ha aceptado gracias a una reprimenda ajena, procedente de un amigo, o compañero, familiar, tutor o jefe; que va, ha sido él solito quien se ha dado cuenta.

Descubrió que lo que le hacía daño no era el egoísmo de su compañero de clase Rodri Mecano: ni sus codazos; tampoco su ensimismamiento permanente; no señor. Lo que le hacía daño era su propia y perpetua sensación de que la culpa de su falta de iniciativa (que tanto le reprocha su profesor se Historia y su monitor de defensa personal), de su limitado arrojo, de sus fracasos, de sus redacciones poco motivadas, etc, la tenía Rodi. Esa convicción le había provocado más daños colaterales, tanto como emocionales, que un raquetazo en la cara en un día de frío.

Pero ya está. Desmantelado el ogro comienza el verso. Claro que ahora -tantos cursos escudándose y protegiéndose de sí mismo bajo el mismo argumento- tiene toda una carrera universitaria por delante + una vida por recorrer sin paraguas protector y/o volador que valga... Y desentonar el maldito Virgencita, virgencita que quede como estoy.

PD.:
Como habréis comprobado, no sé su nombre. Se da el caso en este post de que nuestro protagonista tiene sentido por su opuesto. Que en este caso empezó siendo Rodi y terminó desmantelado en sí mismo. Por todo ello, parece, le deja en un singular anonimato de ficción por oposición.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Siempre tenemos tendencia a buscar un culpable ajeno para evitar enfrentarnos a nuestras propias culpas.
Dani Seseña ha dicho que…
El ogro o la bruja piruja siempre tendrán la misma forma; que nos ayuda a seguir viéndolos como algo ajeno a nosotros... Pero me comentaba el vecino Duldián Desconocido (rescatado hace poco por un comentario de "isa") que hay que rascar mucho para verse a sí mismo como un ogro o una bruja piruja y aunque todos lo sabemos en teoría, muy pocos obran en consecuencia como el anónimo bachiller de este post.

Salud!
Juana ha dicho que…
Mi marido siempre me dice "gira la cámara" y verse uno a sí mismo es muy difícil, auque yo siempre le conteste "pero es lo más fascinante que puedes hacer"

Ir al interior de uno mismo es como un viaje las profundidades del Amazonas, hay de todo .... brujas, aguilas, gorilas, bestias .... todos ellos tienen alguna historia que contarte, solo hay que escucharlos ....
La culpa no existe, solo la responsabilidad de tu propia vida.
En esta vida ¿somos dos? ....
Dani Seseña ha dicho que…
"La culpa no existe, solo la responsabilidad de tu propia vida". Me lo apunto, Juana, gracias!
Anónimo ha dicho que…
Echar la culpa a otros, llamense ogros, brujas, duendes, trolls, es cuestión de tiempo. La culpa se va haciendo cada vez más densa, más pesada y más opaca.
Por éso, yo creo, que lo mejor es echar la culpa fuera de uno mismo, y si es preciso "abandonar el campo antes de la batalla"
M.
Anónimo ha dicho que…
¿No fue Duldián el que perdió una (d) tras una terapia?. Todos vamos perdiendo algo para ganar cosas nuevas que al final acabamos sabiendo nombrar. Es bonito. isa

P.D:por cierto que me pica pero no me rasco, no vaya a ser.
Dani Seseña ha dicho que…
Esa D... ese "perder para ganar". Esas botas perdidas entre cebollas en desuso... Cuantas erupciones en un "rasca" de Lunes!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e