Ir al contenido principal

DE DISFRACES Y COARTADAS MÓVILES

El discurso que viene a continuación se lo escuché a un tipo cerca de un semáforo cualquiera de Madrid -os lo describo por encima- de unos 40 años, con cara de simpático y con ojeras que parecían estudiadamente impuestas. Bien vestido, traje a medida, algo entallado, y cara corbata. Perfume de autor, maletín artesanal de pura piel y lleno de trabajos forzados. Zapato inglés y percha perfecta. ¿El nombre? Una vez más se me escapa. No perdáis detalle que el monólogo tiene miga:

No entiendo los carnavales hoy en día... Nos pasamos la vida entera disfrazados para que encima, una semana al año -rizando el rizo o regando sobre encharcado- tengamos que ponernos más caretas; me desconcierta. Yo, la sardina, me la como... Para entierros prefiero sepultar al pesado de mi Ego. Es el ser más pesado que conozco, todo el día hablando de mí ¡Qué coñazo! Y para colmo me obliga a pertrecharme cuando me levanto con armadura ajena.


¿A quién iba dirigido?
Francamente, no lo sé. Porque con él no iba nadie. De la oreja colgaba un aparato de esos con bluetooth que te libera las manos para hablar con gestos. Así que desconozco si de verdad había alguien al otro lado del teléfono, o por el contrario aprovechó la coartada móvil para verbalizar una idea que le rondaba la cabeza.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hasta que me di cuenta de que existían los pinganillos móviles, creí que la gente había optado por hablar en voz alta, en plan monólogo. Menos mal que no me animé a hacerlo yo tambien, porque al poco me di cuenta de que hablaban por el móvil...

M.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo apuesto porque se echaba en cara el peso de ese disfraz que le ha dado buena vida pero condenado su alma de hippie, y que sólo consigue mantener a golpes de ego. "Igual que el poeta que decide trabajar en un banco" (de la Oreja de Van Gohg, grupo que no me gusta dichos ea de paso).
Anónimo ha dicho que…
¿Corbata cara o cara corbata?, da igual porque yo le he visto con cara de nudo apretado y tela planchada y me ha encantado la imagen.

Desde luego que es una gran coartada para los solohablantes eso del bluetooth, aunque tal vez hablaba con alguien hasta que sacó lo del ego y pipipipi. Su teoría del disfraz me gusta… anda mira, podía haberme llamado a mi.

isa

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa