Ir al contenido principal

LOS COLAPSADOS Y EL DOCTOR PLATA

Por Fabio Carabeo
Guillermo Sota ha tirado de la cadena y tras quedarse con ella en la mano, ha sido succionado por sí mismo. En el momento de los hechos, su esposa Duda Remedios, se encuentra atascada en una palabra que no consigue pronunciar. Cuando presta declaración poco después consigue decir "Soflama". ¡Sopla! Grita Guillermo en ese momento. Pero a continuación regresa a su interior.

'Autoabsorbido'
y 'atascata de palabra' permanecen en comisaría de policía más cercana; concretamente en la 'unidad de vecinos intensivos'. Esperan al Doctor Plata, experto en la materia. Un estudiante, mientras tanto, les observa con atención. Toma nota de cada gesto, de cada intento por comunicar. Duda le agarra del antebrazo y le dice -entrecortada-: do do do do do... que que que que... na na na na na. El estudiante, comprensivo, sonríe; Guillermo lo intenta, pero sigue serio y dentro.

El Doctor Plata está atrapado
en un atasco inexplicable. Se le informa desde comisaría a través del móvil de lo ocurrido, luego lo comenta con su Navegador. Por la impresora del Mercedes surge un Din A 4 con detalles; y del Tom tom, una voz femenina, casi erótica, que dice: Gire en sentido opuesto y saque conclusiones precipitadas. Dos horas más tarde, se persona en la Unidad y actúa.

Se planta en un despacho
con la pareja colapsada; les abre la boca, introduce sendas pinzas a la vez y extrae un par de informes personales, después les comenta: Ambos están en blanco. Esto es lo que tiene el desgaste, pero no es su caso, ustedes, ni siquiera han empezado... aún les queda mucho por hacer. Revisen su Toilette. Ahí está la clave.

Comentarios

copifate ha dicho que…
En la rotonda, tome la tercera salida, en la rotonda tome la tercera salida.
Me pide reifled!!!!!!!!!!!!!
En la rotonda, tome la seg....
Anónimo ha dicho que…
Yo creo que "la clave "(progama de debate 76-85 TVE y A3 90-93) debería reinventarse tras un periodo de papeles en blanco y atascos inexplicables...

M.
Anónimo ha dicho que…
Viendo la foto, me digo:

Esta cadena es genial y única,aunque imposible de sintonizar y aunque se empeñen no es una lata!.

Fdo: teleespectador del bladosín blanco
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Pues me ha gustado, pero me ha dejado sin nada que decir. Eres un Genio.
Anónimo ha dicho que…
Qué bueno!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa