Ir al contenido principal

FRUNCIR POR DENTRO, BRILLAR FUERA

Cristina Boreal tiene por costumbre no fruncir el ceño por fuera. Una tradición que le permite, sin embargo, desconfiar desde dentro. Desconfiar de todo aquello y aquel que no baile su baile. Sus padres y abuelos (los cuatro) fueron expertos tejedores de gestos fruncidos. Por ejemplo Tomasa Cinca, la abuela materna, implantó el salto de mueca 'te llamo japuta'. Era una especie de tirón labial hacia la nariz acompasado con un sutil sonido porcino. Así se despachaba a gusto sin quedar mal nunca.

Pero ayer cambiaron las cosas. Toda una genealogía de cinismo e hipocresía se iba al carajo por culpa de una combinación letal: ambición + amor. Cristina se enamoró, cómo no, de alguien que practicaba una tradición diferente, pero con idéntica raíz: abrir cordialmente la mano en público, apretarl el puño interiormente. Él es Gerardo Vanguardia, un empresario que escala puestos y se acerca a los Forbes. Es un relaciones públicas de lujo y vendedor de motos exclusivas y personalizadas.

Ella, dueña de la cadena Restora especializada en brillantes, se ilusionó tanto con la idea de ascender a los cielos de la mano de Vanguardia que cayó de golpe cuando, a los dos meses de incipiente relación, descubrió una cicatriz en el antebrazo de su amado. Investigó y descubrió que se había operado para poder abrir la mano y cerrarla por dentro... era un nuevo rico. No había tradición gestual en su familia; lo había creado él. De hecho, era huérfano. Hoy, Cristina está ingresada en una clínica de reconstrucción y reconstitución tradicional.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
la doblez genética es supeoir a la operada. Hay casos de personas capaces de subir una escalera exteriormente y bajarla interiormente, y de respirar hacia adentro y resoplar hacia afuera al mismo tiempo
M.
Juana ha dicho que…
Los "personajes" heredados no son buenos ni para las mano.
Y si vienen de los abuelos es que están ya viejo y corroidos .... reconstruirte pero no de manera tradicional, que si no seguimos en las mismas.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Espero que en la clínica le hagan ver que no sólo no es bueno fiarse demasiado de las apariencias, si nos que los "hijos de" suenan mal vaya lo que vaya después de la preposición
Anónimo ha dicho que…
Como siempre gran ojo. Tu post me lleva a lugares conocidos, pero me quedo con ese genial salto de mueca "te llamo japuta" por la carcajada (sin sonido porcino) que me ha provocado. isa
Anónimo ha dicho que…
Genial Dani!!!!!
Eva

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e