Ir al contenido principal

EL HIJO Y EL IMÁN ECUESTRE

Te capto, tío. Siento aquí dentro (tocándose el pecho) tus biorritmos. Eres de los míos aunque yo no sea de los tuyos. Lo supe en cuanto te vi. Te toco el hombro y me veo en tu interior recorriendo mi infancia, saltando de una búsqueda energética a otra; violando las leyes inversas que me clavaron en el cogote los santos patrones. Te miro a tus ojos de bronce y sé que piensas. Agarro tu mano alzada y aunque te muestras siempre tan hierático sé que podemos ser uno.

Se llama Rolando Brazo Rasante, tiene 23 años y no hay día que renuncie a su visita a la peana donde durante 46 años se ubicó la estatua ecuestre de Franco, en la plaza de San Juan de la Cruz (Madrid). No falla. Su madre, Manuela Bernarda Rasante ya no sabe qué hacer con él; con Rolando. Dice que se ha vuelto tan... "energético". Apenas sale a la calle. Lo hace para comprar el pan, para comparar unas nubes con otras y para distanciarse de los biorritmos ajenos, tan propios -dice- de sus desafortunados e insatisfechos perennes vecinos.

Le ha tratado de convencer de que esa estatua ya no está y de que el personaje del caballo no cuadra con sus energías, pero Rolando no atiende a razones; sólo a impulsos, y siempre con el fin de comunicar a un cuerpo la propiedad magnética, en otras palabras: Imantar. Manuela Bernarda está desesperada y pide ayuda... ya no puede más.

Comentarios

isa ha dicho que…
Por si a Manuela le sirve se me ocurre que cualquier día de estos Rolando da un giro inesperado, se coloca en posición adecuada y zas, polos del mismo signo empiezan a repelerse.

Genial ese monólogo inicial.
Anónimo ha dicho que…
Juaría que me lo crucé la semana pasada, acababa de pasarse por la plaza porque llevaba las pupilas extremadamente dilatas e imantadas. Qué tipo tan energético, pensé. De pronto empecé a alzar el brazo derecho por inercia como Peter Sellers en Teléfono Rojo.
Marian ha dicho que…
Esoy con isa, magnifico monólogo del inicio.
Y estupendo post!
Un saludo
Marian

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e