Ir al contenido principal

ENCUENTROS, PEQUEÑOS, DETALLES...

Hay veces, os juro, que tengo la sensación de que un duende cabrón me pone el escenario para que mi cabeza se dispare y reviente por encontrar la crónica más absurda... y postforme. Y si no, que alguien me explique qué sentido tiene encontrarme bajo una pantalla de ordenador (en el que subo Cámara Abierta 2.0 a la web) una rana y un tornillo.

Bien, una parte es fácil, el tornillo puede ser el que extravié hace dos días. Pero ¿qué hacen ambos objetos con ánimo de pulcro coexistiendo en una superficie así? Claro, al final rebusco y encuentro... Y hallo una posible solución.

A María Señor, la señora de la limpieza, le salió rana el roscón de Reyes. Y ella que anda tonteando con Rodrigo Jass, el repartidor de documentos y 'recortacupones profesional' de los periódicos, se siente afortunada de que todas las piezas en su vida comiencen a encajar. Ya no cree en cuentos de princesas que besan a una rana/sapo para convertirlos al principado. Tiene bien atornillados los pies en a la tierra. Ahí, digo yo, que está el desenlace de este geroglífico de última hora. O no.

Salud!

PD.: Qué seríamos sin los pequeños detalles.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Lo tuyo, Seseña, no se llama duende. Es algo más innato.Y me refiero a ese captar la suprarrealidad, la realidad invertida, la ficción, la subrealidad cercana y lejana, propia y ajena.Captarla y llevarla a las letras.
Es algo que llevo pensando varios post...lo tuyo no es un duende, es un don.

M.
Dani Seseña ha dicho que…
Yo te digo que es un duende cabrón. "M, de innato en mí no hay nada más que lo que viene de nacimiento, y eso se aprende" (como diría mi amigo Fabio). Y yo aún no sé que he... aprehendido en el proceso. Sólo veo ranillas y tuercas.

De todos modos, gracias M por creer que merece la pena dedicar un hueco a leer lo que escribo. Salud!
Juana ha dicho que…
Tiene muy pero que muy buena pinta "el tornillo y la rana" o historias que gusta leer de vez en cuando porque agradan a mi espíritu.
Y estoy de acuerdo, lo tuyo es un "don" que nos tiene aquí gratamente enganchados.
Patricia ha dicho que…
Duendes, dones, tuercas, etc. Yo sólo sé que cada día entro aquí y me cuesta salir. Porque me lo paso muy bien y además, acabo patas arriba. :)
Anónimo ha dicho que…
Ya lo decía aquel: se puede partir de cualquier cosa... Y difícil o no, en tus historias siempre se acaba llegando(o encajando o descubriendo).
Anónimo ha dicho que…
E incluso, tropezando con una misma historia que termina siendo otra, dependiendo el día. Algo pasa aquí dentro!
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Duende no se... cabrón.. no creo, que tus historias no paran de fluir y tu audiencia de subir. Estas creando un estilo nuevo, sea por culpa del duende o talento propio, Y NOS TIENES ENGANCHADOS!!!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e