Ir al contenido principal

ARMA

Le estuvo apuntando con una chapata toda la mañana. Lo que duró el secuestro. En ningún momento se giró para comprobar quién se escondía detrás de tan letal arma. No tenía el mínimo interés de jugarse el pellejo. Torralbo le hacía preguntas personales y Pericles contestaba sin titubear. Era un tipo muy seguro de sí mismo. Pero a medida que las preguntas rebasaban la coraza de seguridad, las respuestas iban reptando inseguras por resquicios recién estrenados de temor.

No tenía miedo del arma. Quizá porque, inconscientemente sabía que aquel olor a pan de leña no podía proceder del acero de un Walter PK ni de un supuesto bocata del secuestrador. El caso es que Pericles contestaba con miedo creciente por las oscuridades internas en las que estaba entrando para hallar respuesta. Torralbo empezó con un simple ¿Por qué tu empresa tiene tanto éxito? pasando por un incómodo (pero llevadero) ¿Qué haces con los beneficios? hasta llegar al latigazo: ¿Cuándo robaste a tus padres por primera vez?

Desde ese interrogante, Pericles empezó a quebrar la voz, a carraspear y a disparar lapsus inverosímiles. "Actos fallidos" como: "la zorra de mi hermana", cuando se refería a la "porra" millonaria que había organizado su hermana Cerceda y que ganó él ganó gracias a los goles de Mesi; o "Pido Ladrón" por "Pido perdón"... Fueron muchos e iban creciendo paralelos a su quebrantamiento personal. Cuando ya no pudo más, y se partió en dos, tres y cinto partes, Pericles se giró, dispuesto a morir con tal de parar aquel interrogatorio.

Pero el pan no mata y menos si quien apunta con él es su médico de cabecera, el doctor Torralbo, que en un ataque seudofreudiano, decidió cambiar diván por silla de mimbre y verbalización de ideas por respuestas al paredón. A Pericles casi le da algo cuando le vio. Pero curiosamente, le dio un abrazo. Después, le arrebató la chapata y se pegó un tiro con ella. Por el agujero que atravesó su cabeza de sien a sien, sólo salían litros de culpa caducada. El olor era insoportable.


*La imagen pertenece a "La cocina de mi abuela"

Comentarios

Juana ha dicho que…
La culpabilidad no es otra cosa que un resentimiento acumulado durante años y años, no me extraña el mal olor.
Me alegro de que le disparse con el pan, porque cuando lo caduco sale a raudales, luego solo es limpiar y .... empezar de nuevo vacio y fresco ¡enhorabuena!
Anónimo ha dicho que…
"El resentimiento es como tomar veneno esperando que la otra persona muera. ", no recuerdo ahora quién lo dijo, pero a colación de este post, "el resentimiento es un arma que envenena la mente"

Me he quedado anclada a la imagen que suscitan las dos últimas frases.
M.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
No hay nada como no escucharse para no tener culpas. Me recuerda una canción de Deltonos "Horizonte Eléctrico": "Sube la música más o quieres oir las culpas que arrastro".
La Zapateta ha dicho que…
Entre tus "fragmentos" me encuentro este episodio Fredo-freudiano que me huele a genialidad y me hace sentir muy chapato a tu lado.
Felicidades.
Dani Seseña ha dicho que…
No fue fácil visualizar a Torralbo apuntando a Pericles con una 'pistola'. Pero cuando salió y tomó forma la acción, lo vi clarísimo. Quien no almacene disparos de culpa y balas con mucha miga en la recámara... que lance su primer proyectil.

Ahora, sólo pienso en la redención de ambos. Habrá segunda parte.
capitán garfio ha dicho que…
ENHORABUENA
un saludo
capitán garfio ha dicho que…
Por lo del Atletico digo...jeje
no pensé que pasaría....me sorprendió...un saludo

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e