Ir al contenido principal

ME ODIO, LUEGO ME ADORO

Por A. Caléndula (anónima)

Llevo un tiempo que no me soporto. Estoy inaguantable. No hago más que jugar al fútbol con mi vida; vamos, que me paso todo el día tirando balones fuera. Me digo: Aquí, en esta portería, no entra ni uno. Los goles, a los demás. No encajo bien las derrotas. Y no te creas que me gusta esta actitud. La odio. Me hace estar tensa, irascible 24 horas. Y lo peor es que la tensión se me concentra en el tobillo derecho; y parte en la mejilla izquierda, donde recibí la última bofetada. El último gol en contra.

Quedo a tomar un café y en el segundo frío a Bernarda (mi mejor amiga) con mis historias. La suya más bien me importa poco. Ambas lo sabemos, pero aceptamos el juego. A ella le compensa por lo que sea y aguanta toda la mierda que le traslado. Después me vuelvo a casa y sigo pensando en lo gilipollas que son los demás, sabiendo que la principal soy yo; la principal gilipollas. Pero no puedo evitarlo. Soy como un móvil con compartimentos para dos tarjetas de dos operadoras distintas. Me gusto con Movistar y me arranco con exabruptos con Orange.

...Eso sí, la batería se agota igual para las dos versiones de mi misma. Ay, qué poco me aguanto. Ay, cuánto me quiero. Si no fuera por mí, no sé quién iba a quererme tanto. Los abrazos son una especie en extinción; y si no obedezco a mis propias patadas al estómago, jamás recibiré uno. Y son necesarios.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Mirate al espejo y di todo lo que tengas que decir con yoigo... verdad verdadera.
dsesena ha dicho que…
Eres un poeta, Cybr. Lo digo, sobre todo, por el comentario del post anterior; por ese soneto de "intereconomías" prosaicas.

Salud!
Anónimo ha dicho que…
Siempre puede mandarse un mensaje a si misma tipo S.O.S. para intentar salvarse de su propia hoguera de las vanidades.
M.
isa ha dicho que…
Hoy me fijo en la amiga frita o estrangulada por palabras que sólo van en una dirección. Se me ocurre que quizás aprovecha esos momentos de ruido de fondo para extraer sus propias conclusiones e inspiraciones. Y por suponer un poco más... es probable que luego se vaya a recibir un abrazo, que a ella seguro que se lo dan.
Juana ha dicho que…
Pues lo de los abrazos es que si no los repartes se quedan como atascados y producen "contracturas" en los biceps .... repartámoslos para que no se extingan
¡Abrazos para todos! .... los dolores musculares nunca me agradaron.
Hay pocas cosas que se me diesen tan bien como las integrales, definidas, indefinidas .... da igual, se puede sumar cualquier cosa con ellas, por muy abstracta que parezca.
Estoy hoy "habladora" jeje
Anónimo ha dicho que…
Juana ¿te tomas las integrales así solitas o entreveradas con unas ecuaciones diferenciales de esas bien largitas?
dsesena ha dicho que…
M, parece mentira que a estas alturas sigamos sin conocer que sigue más allá de la M. En cuanto Caléndula, tiene el SOS anclado a su vanidad, pero no termina de disociarlo. Pero yo creo que es por un complejo complejo.

Isa, aquí no hay ruido de fondo, créeme. En tu post ese ruido sonaba a melodía... Aquí hay miedo, soberbia y tontería; o sea miedo. Gracias por tu argumento!

Juana, se agradece que te extiendas. Será que necesitabas extender los 'músculos'. Un abrazo
Anónimo ha dicho que…
Prometo que en cuanto pierda la pereza para "elegir una identidad",sabrás que hay más allá de la M...

M.
Anónimo ha dicho que…
"Caléndula": Maravilla (II Planta compuesta). Diccionario de la RAE.

Muy bueno, Dani!
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Gracias Dani, momentos de inspiración que me dan de vez en cuando. Pero la inspiración es tuya.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…