Ir al contenido principal

SE QUIEREN, LUEGO DIGIEREN

Ha cocinado para él, pero ella no ha digerido bien lo suyo. Y con todo, la cena ha sido increíble. Claudia Verdura conquistó a Tomaso Endocrino hace un par de meses cuando coincidieron en la tienda de té. Él buscaba algo que mancillara su ansiedad y ella le buscaba a él; pero no lo sabía. Eligieron el mismo Rooibos y se enamoraron. Después se pasaron toda la noche adheridos sin ropas incómodas ni costuras intransigentes.

No se comprometieron y no volvieron a verse. Ayer se volvieron a encontrar y quedaron en cenar. Ella le ofreció una carta única. Y él, encantado accedió. Ninguno de los dos sabía por qué no volvieron a verse en meses. Pero estaban emocionados por comerse mutuamente con especias. La cena ha dejado la relación en una incógnita que sólo el tiempo pondrá en su sitio. Claudia no sabe cómo digerir lo suyo, pero cada vez que cocina vislumbra su receta.

Tomaso, con la digestión bien hecha, tiene asuntos pendientes. Pero los dos coinciden en una cosa: cuando están juntos ambos mastican más despacio y no devoran... sencillamente degustan. El postre está por venir, aunque ella domina las bombas de chocolate. No tienen prisa. Ahora comparten piso e inquietudes. La última cena ha sido la primera de muchas comidas que les va a llevar a descubrir miles de recetas... donde ellos son el plato único.

Comentarios

Unknown ha dicho que…
¿Para cuándo una novela? O por lo menos un libro de relatos cortos. Seguro que tienes más material e inspiración que la que nos muestras en esta página.
Felicidades, no dejas de sorprendernos.
Juana ha dicho que…
"no devoran... sencillamente degustan"
Me ha encantado.
Dani Seseña ha dicho que…
Me alegro Juana! Gracias.

En cuanto a la pregunta de Pedro, sólo puedo decirte de momento la catarsis diaria me pide blog, ni novela ni relatos. Pero muy agradecido por lo que me toca.

Salud!
Esther ha dicho que…
Vale, Juana, pues yo me quedo con ésta: "Él buscaba algo que mancillara su ansiedad y ella le buscaba a él; pero no lo sabía".

Me encanta. ¿Me la prestas?
Dani Seseña ha dicho que…
Puro tráfico de frases. Toda tuya, Esther.

Salud!
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Maestro Seseña al final te tocara plasmar algo en papel por aclamación popular (creo que ya es la tercera o cuarta vez que te lo piden). El post de hoy me resulta Magistral.
Pero me parece que en esta relación al menos una de las dos partes no tiene claros los objetivos o las implicaciones, y eso suele llevar a problemas y daños colaterales.
Anónimo ha dicho que…
Estoy con el amigo cybr y PM. Hay evoluciones imparables. Papel ya!
Dani Seseña ha dicho que…
Querido cyber, querido anónimo, dónde quedarían los comentarios o los magníficos motores de búsqueda sobre papel?
CYBRGHOST ha dicho que…
Dani, el maestro y al que se lo piden eres tu jaja yo soy feliz leyéndote en red jaja
Dani Seseña ha dicho que…
Pues lo mismo te digo con los comentarios. Tendré que inventarme algo para combinar todo... O no. Pero, de verdad, muchas gracias.
isa ha dicho que…
Si escribieras una novela yo lo sentiría porque probablemente nos quedaríamos sin estas sorpresas diarias. Sin trafico de frases y de recetas, sin carcajadas, sin ternura, sin interlineado y sin cebollas y Casimiros. ¿Una novela vale todo eso?. Puede ser, pero si es a costa de PF....

¡NO A LA NOVELA!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

El verbo y el tren coloquial

Estación de Atocha, Madrid. Enero 2016 Esperaba subirse a un verbo que le llevara lejos. Lejos del último adjetivo que le arrastró hasta el reverso del suelo que pisaba. La mente en blanco y un mapa por recomponer, una geografía por reubicar. La frase de su amiga fue letal. Cada letra iba cargada con verdades que ni él mismo había valorado. Las comas, las pausas, los silencios y lo malditos puntos suspensivos quemaban. Así esperaba ese vehículo redentor. Inquieto, teneroso, tembloroso, entusiasta del desaliento, sabedor de sus miserias, conocedor accidental de las verdades que le dan cuerpo a la mente... ...Y en su maleta tan sólo llevaba un verso contagioso que no escribió. Un texto que recibió por azar de un sueño a través de un diálogo que no sabe cómo empezó pero sí adónde le llevaba.  El murmullo del vagón susurraba desde el fondo del plano. Podía oler el reflejo de su escapada. Imaginaba una huída para empezar, no de cero, pero sí desde un quiebro de sí mismo. Enrai

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...