Ir al contenido principal

Judith Torrea, desde Ciudad Juárez en la sombra del narcotráfico

Se llama Judith Torrea, nació en Pamplona y hoy vive en Ciudad Juárez. Pero entre un lugar y otro hay unos años de periplos periodísticos. Como el que nos llevó a hasta ella: Los Bobs, los Óscar de Internet, donde su blog (Cuidad Juárez, en la sombra del narcotráfico) es el único español que opta al premio Reporteros Sin Fronteras. Ya se sabe, se empieza por un enlace, éste te lleva a otro y al final te encuentras con una bitácora de una calidad periodística extraordinaria.

Judith Torrea se especializó en narcotráfico, crimen organizado, pena de muerte, inmigración y política en la frontera de México con EE.UU. Casi nada. Y en 12 años ha colaborado, entre otros medios, con Univisión, El País, EFE, Le Monde… Y en 1998 se convirtió en la primera periodista española en asistir a la ceremonia de la pena de muerte en Estados Unidos (“Muerte en directo”, Crónica. El Mundo).

¿Pero cómo llegó ella a Cámara Abierta 2.0? Se me ocurrió mencionarla en el Callejón de Tras La2, respondiendo a la pregunta de Carlos del Amor ¿Destacarías algún otro bloguero/a que optan al Premio Periodistas Sin Fronteras? No era fácil, son muchos, pero ella… una periodista de “treinta y pico” posteando a diario desde Ciudad Juárez, son palabras mayores. Con todo mi respeto y admiración a los demás bloggers. Eso sí, dije que era mexicana… En fin, los nervios del ‘directo’. Y tras publicar el post del programa, ahí estaba su comentario; el segundo. Al parecer los avisos de que había salido su nombre en La2 le llegaron vía mail y Facebook en masa.

Esto es internet. Esto es la web 2.0. Un boca a boca inigualable que nos llevará hasta México para hacerle una merecida entrevista. Me quedo, con su permiso, con un texto que extraigo del mensaje que me envió por Facebook:

(…)Soy la única periodista extranjera que vive y cubre la realidad desde CJuárez. El resto de los periodistas que vienen por unos días se hospedan en algún hotel El Paso, Tejas, nada más cruzando uno de los tres puentes que separan la ciudad más peligrosa del mundo -desde que comenzó la llamada guerra contra el narcotráfico del presidente de México -, de la segunda más segura del universo (…) Ayer: 7 cadáveres, el día anterior 15... más los aniversiarios de la muerte y mil cosas más

Seguiremos informando. Salud!

Comentarios

jgayarre ha dicho que…
Excelente. La historia tiene miga Dani. Fue entonces cuando conseguimos contactarla finalmente a través de Twitter :-) Judith lo había leído al parecer en el blog del programa sin todavía ser consciente de que habías hablado de ella en Cámara Abierta.
dsesena ha dicho que…
Qué bueno, Jose. Pues además de desearle toda la suerte del mundo para llevarse el Bobs, espero que podamos continuar con esta historia y redondearla con una buena entrevista.
Anónimo ha dicho que…
Podría ser ficción, pero ya sabemos que la realidad... Enorme descubrimiento, Dani.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…