Ir al contenido principal

EL NOMBRE DEL FRAGMENTO

Le aseguró que le partiría las piernas y después mataría a su familia. Pero el amenazado no supo convencerle de que se estaba equivocando de persona. Hoy leo en diferentes medios que ha sido hallada una idea fragmentada de un tipo sin nombre pero conocido por todos. Estaba desparramada por el suelo de la calle Cedaceros, Madrid. Matices llenos de sangre por un lado y verbos sin haber sido verbalizados por otro.

Me cuentan, off the record, que Isidoro Flamingo pasó delante de la escena del crimen. No tardó ni un segundo en darse cuenta que aquella idea fragmentada pertenecía a su mente. De hecho, era la que había olvidado el día anterior en el WC del Comercial. Recuperó parte, pero los matices y los verbos sin verbalizar quedarían para siempre sobre la acera. Su familia estaba en peligro y su vida pendía de un hilo. El matón ya sabía que se había equivocado de persona, así que ahora no fallaría.

Isidoro, sabedor de que un justo había pagado por sus nocivas ideas, corrió a su despacho a buscarse a sí mismo. Se guardaba en una taquilla custodiada por una clave secreta que sólo él conocía. Se encontró parcialmente, lo suficiente para escapar unos días y quedar a salvo, junto a su mujer y su hija. Pero ya era tarde, cuando llegó a su casa, ellas no estaban y en su lugar halló un rastro de frases sin sentido desparramadas por los suelos de mármol.

En los mismos medios leo la noticia. Pero ninguno relaciona los dos sucesos. La fragmentación continúa...

En resumen: Es la historia, de un tipo (Isidoro) que inventa un fragmentador de ideas y se le va de las manos. Un mecenas justiciero, que lo sabe, contrata a un matón para acabar con el invento por la vía rápida, pero empieza a fragmentarse, como consecuencia se equivoca de persona y mata su idea... El final, ya lo sabéis. Pero ¿y si el final también está fragmentado?

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No sé si esta fragmentada o no, pero que gran idea la de este post lleno de partes de tantas cosas: buscarse a si mismo y encontrarse en una taquilla parcialmente o esos geniales matices desparramados de los cuales yo he pillado alguno, no creas que se quedan para siempre tirados en una acera. Isa

P.D. y además hoy con contraportada!
Anónimo ha dicho que…
Ahora y gracias a este post, entiendo menos la cita de Louis Pasteur que dice
"Desgraciados los hombres que tienen todas las ideas claras."

¿lo dirá porque las ideas claras no se pueden fragmentar o lo dirá porque precisamente son las que mejor se fragmentan?

A las buenas o a las malas mi comentario ha empezado a fragmentarse...salgo corriendo que viene el sicario con una de sus frases lapidarias!
M.
Juana ha dicho que…
Me he acordado de algunas fórmulas matemáticas, que como hay cantidades demasiado pequeñitas, no merece la pena tenerlas en cuenta y, las "despreciamos", por tanto, se quedan "fragmentadas" para toda la eternidad .... a lo mejor eso es la libertad.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e