Ir al contenido principal

HÉROES ANÓNIMOS DE GRAN VÍA
La crónica sobre Renato Silencio

Alberga tres hostias y un mapa en la mesilla de noche. Una empanada de mano. Conoce el camino como nadie. Es el mejor en hacer pedorretas con el sobaquillo derecho. No hay camisa que le tire de la sisa. Su equipo es el Puerta Bonita, pero apuesta siempre que puede a que pierde el Mollerussa. Su padre no levanta cabeza. Su madre no cuaja. Él a lo suyo, decora su piso pero sin nada de mimo. Odia esa palabra desde que por culpa de un payaso mudo perdió a su novia Vanesa.

No es una adivinanza
, se trata de Renato Silencio. Seguramente a nadie le suene su nombre, pues además de todo lo dicho, es el ser humano que más se ha puesto en la piel de Bibendum, el muñeco de Michelín; en la de Ronald McDonald y en la de todas las mascotas que os podáis imaginar. Es más, es el encargado de rellenar los expendedores de bolsitas para la caca de los perros de la Gran Vía madrileña. ¿Y a que nadie le ha visto en ningún acto conmemorativo? Pues sin él esta gran avenida madrileña sería un camino de truños.

Disfrazado de payaso triste
, sin agua en la flor, salvó la vida de un niño que se atragantó con un gofre; con una bolsita vacía de caca hizo vomitar a un tío que se había colapsado ante su novio por ser incapaz de decirle lo que pensaba en realidad de su situación. Cedió un pañuelo a otro payaso que por fin aprendió a llorar. Ayudó a una señora a parir en mitad de la Plaza de Callao y a otra a dar a luz la idea que salvó su matrimonio... ¿Más? Sencillamente es Renato Silencio.

Comentarios

isa ha dicho que…
No he podido pasar del primer párrafo tan genial!, qué ternura.

(Es mentira. He pasado con dificultad, pero para volver).
Kike Cabré ha dicho que…
Buenoooo. Al hilo de conmemoraciones, buen escenario para el relato
Juana ha dicho que…
Pues a mi también me gusta el Silencio ese que ayuda a dar luz ....
Anónimo ha dicho que…
"mimo. Odia esa palabra desde que por culpa de un payaso mudo perdió a su novia Vanesa".

No sé si he pillado la esencia, pero qué capacidad para agitar sensibilidades!. Genial.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Cuanto heroe anónimo y desconocido!

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.