Ir al contenido principal

TURNOS DE ELECCIÓN, UNOS PICAN Y OTROS...

Tuve que hacer unos papeles en la Junta Municipal de Distrito, y claro, coger turno* era básico para no perderme entre ellos; entre los papeles. Tiré de la ristra, que no de ajos, y me tocó el 11, pero cuando logré separar el número del resto de eslabones de papel se produjo un chispazo que me cegó por completo durante dos segundos. Al abrir los ojos ya no estaba allí, sino en la charcutería... Y Alonso Gañán, el charcutero, me preguntó:

-Qué deseas
-Francamente, había venido a por el registro del padrón.
-Y no será mejor que lo busques donde Mari, ya sabes, junto a las frutas y verduras...
-No me vaciles, Alonso,
-Es que tienes unas cosas... ¿Desde cuándo me has visto rellenar fiambre con pimientos de padrón?
-No importa, ya que estamos ponme 200g de cecina de León

Aproveché el viaje para ultimar la compra que no empecé el día anterior. Después, fui a por turno para el queso y al sacar mi número volvió a pasar lo mismo. Pero no regresé a la Junta Municipal de Distrito, sino que surgí en la Seguridad Social. Entonces, Marga (dueña y señora de la ventanilla) me atendió. Y yo, con cara de gilipollas y los 200 de cecina en la mano.

-Dígame
-Pues quería queso Gamonedo, pero no me podrás sacar el registro del padrón.
-No me vacile, que ya sabe que eso se saca en la Junta...
-Claro, si aquí es donde tenía que venir después
-Después de qué
-De sacarme el registro del Padrón
-Claro, porque si no, no te puedo dar la tarjeta sanitaria, que es a lo que venías, verdad?
-Sí, pues me marcho por donde no he venido
-Son las 12:30, a las 14 cerramos hasta las 17h
-Vale

Con tanto viaje, el tiempo me había birlado tres horas y media de mi vida. Bueno al menos tenía la cecina. Como ya no tenía número que coger, volví a la Junta. Tardé unos cinco minutos y cuando llegué había una cola enorme sólo para alcanzar el expendedor de turnos. Así que me saqué mi libro... de turno; el que suelo llevar para estas ocasiones (Tesis, el guión de Alejandro Amenábar) y retomé cuando Chema y Ángela se quedan encerrados en las "calderas" de la Facultad de Periodismo. Y justo cuando muere Castro llega mi turno. Me acerco al expendedor y al tirar del papel saco no un número sino todo un pimiento de padrón.

Sigo en el mismo lugar. No me he movido. El tiempo tampoco. Y con el pimiento (que no pica) en la mano, un funcionario me asegura que lo que tengo en la mano no es un pimiento, sino la posibilidad de elegir dónde quiero estar.

Salud!

--------------

*Expresión susceptible de sufrir una vuelta de tuerca a la argentina... Y aquí se abriría la crónica de Turno.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El otro día, pese a que soy más de frutería de toda la vida, compré unos pimientos del padrón en un hipermercado. Para mi sorpresa, la etiqueta asegura que los pimientos de Padrón tienen su origen en Marruecos...
M.
P.D.: Daniel, te envío etiqueta vía email, no tiene desperdicio!
Juana ha dicho que…
¡Que susto! Siempre le he tenido cierto "respeto" a los turnomatic y no sabía porqué, ya lo he entendido, no me vuelvo a acercar a ninguno que yo salgo "disparada" a la más mínima.
A los funcionarios si me acerco, pero porque no me queda más remedio, vivo en mi propia piel.
Dani Seseña ha dicho que…
M, recibida foto y estupefacto he quedado. Espero que escribas ese post sobre el verdadero origen "poético" y marroquí de los pimientos.

Juana, podías hacernos de espía y contarnos desde cerca (o desde dentro) qué mecanismo me llevó a viajar en el espacio y tiempo gracias a los turnomatic. Es más... ¿Qué relación hay entre el registro de padrón y la charcutería?
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
En mi trabajo, ante la evidencia de que a más edad más críos nos volvemos han instalado un turno charcutero de estos para el turno de la consulta. Miedo me da sacar un número al despistado de rigor, no acabe perdido yo.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e