Ir al contenido principal

VERDADES COMO CLAVOS DE FICCIÓN

Raúl Concilio entró en un estado de preocupación que le llevó directo al médico de cabecera; cuyo teléfono ocupa espacio fijo en su mesilla de noche desde que empezaron los mareos y aquellos extraños sueños con cocodrilos que conducen a Roma en Audis caros. Estaba muy preocupado, nunca le había pasado nada parecido. Aquellos síntomas que se mezclaban con ideas que parecían ajenas; aquellas palabras que aparecían en su cabeza, previas a ser verbalizadas, que parecían interponerse entre él y otra persona; esos insultos propios más de un gañán que de un gentleman como él. Podían con él. Pero la gota que colmó el vaso fue que, de madrugada, empezó a escuchar los latidos del corazón a un volumen totalmente desconocido. Brutalmente grave.

Después, unas voces que sin venir de la realidad decían verdades de ficción, como puños y manoplas con clavos. Esperó hasta la hora prudente, no más y salió corriendo a la consulta doctor Prudente Genial. Uno a uno fue narrando cada síntoma, los detalles y matices colaterales del mal que le acosaba desde que realizó la última trasferencia a su otro médico, el neurólogo y psiquiatra A. Gregado Manresa. Prudente iba anotando lo relatado y más. Precisamente su especialidad es extraer información médica de donde ningún facultativo sacaría nada más que sequedad. No empatiza, sólo anota y analiza a medida que el paciente va depositando en él toda la carga con la que viene.

Tras un silencio prolongado y concluida la enumeración de síntomas, Prudente dijo Lo tengo. Es muy raro, pero no hay duda. Don Raúl, usted tiene un eclipse racional. Consiste en que sus intenciones se interponen entre usted y el espacio que ocupa en la vida. De ese modo, se produce una oscuridad que le impide mirar -que no ver- con claridad. De este modo, como si una mano oprimiera sus arterias, se registra una merma personal que provoca mareos y cocodrilos oníricos... y todos conducen a Roma en Audi caro. De hecho, yo fui cocodrilo, pero lo dejé cuando entré de interno. Lo mío era una enfermedad llamada oclusión cimentada. Tómese esto con calma y cada ocho horas. Nos vemos a la vuelta de todo.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo apostaría a que está relacionado con u puesto de ejecutivo agresivo de alto rango que desde que lo aceptó le está provocando alteraciones en su estado de conciencia.
Dani Seseña ha dicho que…
Bueno, está entre ese cargo y tres contradicciones en su descarga... O sea, que podría ser un tipo que se lucra abiertamente con el curro de otros; ¿como un pirata? ¿O como un oscuro agente de la SGAE? La equidistancia con uno mismo te convierte en eclipse total.
Anónimo ha dicho que…
Llego tarde pero no quiero irme sin comentar que este post es maravilloso!, lleno como dices de ‘verdades de ficción’.
No voy a enumerar lo que me llevo (el eclipse racional por supuesto), sólo añadir que esta velocidad de vértigo en la escritura y la lectura eclipsa a veces grandes pedacitos literarios como este.
Hay que tomárselo con calma y volver, no sé si cada ocho horas, pero hay que volver. isa

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e