Ir al contenido principal

ESPIONAJE FICCIÓN

¿Quién no quiere mejorar su aspecto? Me preguntó Rufus. Y como no quería distraerme del espionaje al que estaba sometiendo a un personaje que tengo fichado para Periodismo Ficción, pronunció una hache aspirada y esperó paciente mi respuesta. Conozco a gente que su aspecto se la pela (que le da igual dicho en plata). Le respondí con malos modos dando por sentado que el tipo quería venderme algo para mejorar mi aspecto. Pero no...

-Che, por qué te ponés a la defensiva
-No lo hago
-Bueno, ¿qué quieres?
-Nada. Sólo que me contestes a la pregunta retórica que te hice
-Vale: Todo el mundo
-Bien! ¿por qué seguís a ese personaje?
-Por su aspecto de desarraigo
-O sea que si lo hubiera mejorado no le estarías espiando ¿obvio?
-Obvio
-¿Y qué creés que pensará él?
-Vale, sí. ¿Qué quieres? ¿Quién eres?
-Soy alguien con algo que contar pero no me sale, a pesar de ser argentino; alguien como puedes ver, con buen aspecto al que nunca espiarías vos. Y por qué, porque no parece que tenga nada oculto susceptible de ser narrado para tu blog.
-Joder! Oye, que no pasa nada. Mi blog es periodismo ficción. No creo que te encumbre ni te ayude salir en un post. Para lo que tú necesitas te recomiendo que hables con Rosa la de la floristería.
-Y qué es lo que tengo? Un problema de aspectos encontrados
-¿Y eso qué es?
-Te acuerdas de El Sexto Sentido?
-Y claro
-Pues me ocurre que personajes de periodismo ficción acuden a mí sin saber que lo son para contarme algo...
-¡Che, pará! Yo no estoy muerto
-No digo que lo estés. Tan sólo que eres pura ficción
-O sea que oyes voces
-No, se me acercan personajes
-¿No serás esquizofrénico?
-Según mi psicoanalista, no. Pero el kioskero Paquito, me dijo que él os ve también, sin embargo, no consigue contactar con vosotros
-Bueno y quién no quiere mejorar su aspecto?
-Piensa en el tuyo... Ya estás dentro del blog
-Lo noto. Porque ya sé qué es lo que tenía que contarte
-¿El qué?
-Que cuando era un pibe, le puse la zancadilla a Ismael. Cayó, protestó, me insultó. El árbitro no lo vio y le sancionó a él. Después le pegué un puñetazo. No sé por qué lo hice. Pero me doy cuenta de que me pesa. Ya no.
-Oye, que esto no es un confesionario. Que te perdone Ismael.
-Ismael es ese a quien espiabas

Unos días después, se reencontraron se pegaron de hostias 20 años después de aquel partido de fútbol y tan amigos. Pero sigo sin saber de qué aspecto hablaba. Seguro que no lo sabía ni él.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Es que atraes a los personajes "ficción" como la miel atrae a los osos, pero no por mejorar más bien por constatar .... igual 20 años no es mucho tiempo ....
Anónimo ha dicho que…
He terminado de leer el post cantando la canción de Sabina, esa que dice: "y un psicólogo argentino marcandote el camino, estaban todos menos tú,y yo marcando el 369 22 30
como un idiota para oirte repetir
en el contestador que te has largado de madrid. " (vamos que yo tampoco consigo contactar...)
Ahora ya tengo cancioncilla llena de personajes para todo el día.

M.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
"Soy alguien con algo que contar pero no me sale, a pesar de ser argentino" ¿No será precisamente por eso? Un argentino es el único capaz de estar hablando horas para acabar sin decirte nada, pero vos encantado che.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e