Ir al contenido principal

MOMENTO CINEXÍN

Cuando oigo hablar a la gente de cine, a veces me pongo/me ponen un poco nervisioso, entre otras cosas porque me doy cuenta de que he perdido la costumbre de ir, como cita ineludible, a los ultimísimos estrenos. Hubo una época en la que, por defecto, me iba los viernes a hacer cola, a Marín de los Heros, a los cines Alphaville -ahora Golem- o a los Renoir "Plaza de España"; a ver la última de Woody Allen, David Mamet, Ken Loach, Eric Rommer o Miguel Albadalejo , entre otros.

Pero aquella Era pasó, ahora... paso más. Me gusta ver el cine en casa. También por una cuestión de ruidos; es decir, que no soporto a la gente que come o absorbe en el cine ni a los que cuchichean. Es problema mío, lo sé. Pensaba que con los años se me atenuaría esta manía, pero al contrario. Me he vuelto más intolerante, qué le vamos a hacer.


Y es curioso, porque estoy en un momento "cinexín", o sea, un estado en el que no paro de recuperar, gracias a internet, películas de siempre o de hace por ejemplo 1o ó 20 años. De esas que hay que ver sí o sí. Son muchas. Pero no vienen al caso. Lo que sí viene al caso es que, justo coincidiendo con ese momento de hartazgo de estrenos como churros, surge en la blogosfera un blog profesional que habla de eso... De Cine y como plantea su autora, y compañera de Cámara Abierta 2.0 en TVE, Nuria Verde: "Un espacio en el que descubrir el cine que ya tenías que haber visto o el cine que merece la pena volver a ver. Listas cinéfilas, obsesión por las películas, el cine en TCM y mucho más. Se admite el debate y las sugerencias, por supuesto".

Y aquí termina mi post y espero que comience vuestra visita a su blog
, porque es una catarsis cinéfila permanente. Un estado mental muy recomendable para todo aquel al que le guste leer buenos textos, dejarse aconsejar por una experta en la materia y sobre todo, el mejor sofá para visionar las mejores películas.

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Pues habrá que apuntárselo, que no voy al cine ni veo cine desde ni se sabe .... ¡que atraso!
Anónimo ha dicho que…
Hace tiempo que me pasa algo parecido. Y cada vez busco sesiones y cines en los que poder rodearme de sitios vacíos. Gran y generoso post, querido Daniel.

Soto
Eva ha dicho que…
¡Me encanta cómo escribes! Odio las palomitas y me has echo recordar al mejor robin HOod del Cinexín.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
No soy especialmente cinéfilo pero mucha mierda para Nuria y le ehcaremos un vistazo igualmente al blog.
dsesena ha dicho que…
Ahí has atinado, Kurioso!
Anónimo ha dicho que…
Muchas gracias Dani por tu post tan generoso. A mi también me encanta cómo escribes y sigue así con tu blog que es un placer leerte. Así que larga vida a los lectores de los blogueros de Cámara Abierta... que sois de lo mejorcito. Muchos besos

Nuria Verde
Nota: Aunque ponga anónimo, soy Nuria Verde, que Georgina se ha sentado en mi ordenador y no me sale mi cuenta de Google para comentar. Gracias de nuevo.
dsesena ha dicho que…
No hay de qué. Gracias a tí por tus catárticas intenciones cinematográficas. Que siempre ayudan a recordar, sentir, oler y volver a mirar la pantalla.

besos, compañera

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…