Ir al contenido principal

MOMENTO CINEXÍN

Cuando oigo hablar a la gente de cine, a veces me pongo/me ponen un poco nervisioso, entre otras cosas porque me doy cuenta de que he perdido la costumbre de ir, como cita ineludible, a los ultimísimos estrenos. Hubo una época en la que, por defecto, me iba los viernes a hacer cola, a Marín de los Heros, a los cines Alphaville -ahora Golem- o a los Renoir "Plaza de España"; a ver la última de Woody Allen, David Mamet, Ken Loach, Eric Rommer o Miguel Albadalejo , entre otros.

Pero aquella Era pasó, ahora... paso más. Me gusta ver el cine en casa. También por una cuestión de ruidos; es decir, que no soporto a la gente que come o absorbe en el cine ni a los que cuchichean. Es problema mío, lo sé. Pensaba que con los años se me atenuaría esta manía, pero al contrario. Me he vuelto más intolerante, qué le vamos a hacer.


Y es curioso, porque estoy en un momento "cinexín", o sea, un estado en el que no paro de recuperar, gracias a internet, películas de siempre o de hace por ejemplo 1o ó 20 años. De esas que hay que ver sí o sí. Son muchas. Pero no vienen al caso. Lo que sí viene al caso es que, justo coincidiendo con ese momento de hartazgo de estrenos como churros, surge en la blogosfera un blog profesional que habla de eso... De Cine y como plantea su autora, y compañera de Cámara Abierta 2.0 en TVE, Nuria Verde: "Un espacio en el que descubrir el cine que ya tenías que haber visto o el cine que merece la pena volver a ver. Listas cinéfilas, obsesión por las películas, el cine en TCM y mucho más. Se admite el debate y las sugerencias, por supuesto".

Y aquí termina mi post y espero que comience vuestra visita a su blog
, porque es una catarsis cinéfila permanente. Un estado mental muy recomendable para todo aquel al que le guste leer buenos textos, dejarse aconsejar por una experta en la materia y sobre todo, el mejor sofá para visionar las mejores películas.

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Pues habrá que apuntárselo, que no voy al cine ni veo cine desde ni se sabe .... ¡que atraso!
Anónimo ha dicho que…
Hace tiempo que me pasa algo parecido. Y cada vez busco sesiones y cines en los que poder rodearme de sitios vacíos. Gran y generoso post, querido Daniel.

Soto
Eva ha dicho que…
¡Me encanta cómo escribes! Odio las palomitas y me has echo recordar al mejor robin HOod del Cinexín.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
No soy especialmente cinéfilo pero mucha mierda para Nuria y le ehcaremos un vistazo igualmente al blog.
Dani Seseña ha dicho que…
Ahí has atinado, Kurioso!
Anónimo ha dicho que…
Muchas gracias Dani por tu post tan generoso. A mi también me encanta cómo escribes y sigue así con tu blog que es un placer leerte. Así que larga vida a los lectores de los blogueros de Cámara Abierta... que sois de lo mejorcito. Muchos besos

Nuria Verde
Nota: Aunque ponga anónimo, soy Nuria Verde, que Georgina se ha sentado en mi ordenador y no me sale mi cuenta de Google para comentar. Gracias de nuevo.
Dani Seseña ha dicho que…
No hay de qué. Gracias a tí por tus catárticas intenciones cinematográficas. Que siempre ayudan a recordar, sentir, oler y volver a mirar la pantalla.

besos, compañera

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e