Ir al contenido principal

Cine, arte 2.0 y archivos históricos... En portada

Comenzamos el programa buceando por las bibliotecas de Hispana, el que desde hace dos años se ha convertido en el cuarto archivo abierto más consultado del mundo. Se trata, por encima de todo, de que nuestro legado histórico permanezca en el tiempo.

Se entregaron los premios del Notodofilmfest. Y no podemos estar más contentos en Cámara Abierta 2.0. ¿Por qué? Porque por primera vez en la historia del certamen de cine comprimido, ha ganado un corto documental. Justo la categoría que hemos apoyado desde el programa en esta VIII Edición; y cuyas películas os hemos ido pasando semana a semana. Además os hablamos de Arte Joven 2.0: artistas e internautas aficionados buscando nuevos caminos de creación desde las redes sociales.

Hablaron con Fidel Castro, en exclusiva, cuando celebraba las bodas de plata de la Revolución... Fueron los últimos periodistas que tuvieron la oportunidad de entrevistar a Nelson Mandela antes de su retirada de la vida pública. Rodaron la caída del Muro de Berlín. 25 años después siguen al pie del cañón. Pero quieren continuar, también al pie de internet... Y por eso, En portada, el emblemático programa de grandes reportajes de TVE, no faltó a la cita con Cámara Abierta 2.0...

En Intérnate:
El desenlace de los II Premios Periodista Ciudadano; con el día E jugamos con las palabras, e incluso nos las inventamos; os presentamos una nueva red social para lectores, escritores y editores: Entre Lectores; Alexa Made, una artista que prefiere las personas a los bocetos; Un viral con mucho efecto. La Iglesia sueca rodó este vídeo para remover conciencias y denunciar la falta de agua potable que sufren millones de personas en el mundo.

Y en Tú Ruedas: surfeamos por Internet. Aunque en este caso, lo hemos hecho (de forma literal) de la mano de una de las mejores en deslizarse por el mar. Se llama Garazi Sánchez, tiene 17 años y sueña con alcanzar la ola más alta: ser la primera española en realizar el Circuito Mundial de surf, vamos, la 1ª división de este deporte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e