Ir al contenido principal

DE PADRE A HIJO: TÍO, NO ME VALES

Situación registrada esta mañana a eso de las 11 horas.

-Es que no sé por qué me hablas, tío
-¿Por qué no vas más despacio, tío?
-Que no me sigas, tío. Paso de ti
-¿De qué vas?
-No, de qué vas tú.

Después de este diálogo, el que he podido presenciar en un margen de visión de unos 5 metros -con giro de cabeza incluido-, el hijo retrasó el paso para situarse junto a su madre; y el padre, siguió andando sin nada que decir.

El pequeño venía de jugar su partido de baloncesto (uniforme naranja con patrocinio de ABC) y parecía no querer ser colega de su padre durante esos metros. El padre, interpreto, se quedó muy confundido y sin saber cómo reaccionar. La madre, pasaba de todo iba mirando escaparates. Y ahí terminó mi capacidad de escucha y mi cuello puso límite al giro de cabeza. Se perdieron por la calle López de Hoyos.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Es que hay gente que no se comunica bien ....
Lo que pasa es que me quedo con la intriga de saber como seguía ¡jo!
dsesena ha dicho que…
Yo creo que el padre está ahora mismo preguntándose la pregunta que no es. Y el hijo, respondiendo
Anónimo ha dicho que…
Yo creo que es una conversación cifrada entre un tesorero y su hijo potencialmente corrupto.

Fdo.: Paquito Gürtel desde la trena
dsesena ha dicho que…
Ese sería, Paquito, sin duda un gran documento.
Anónimo ha dicho que…
Yo creo que ahora el padre no sabe a qué atenerse, y el hijo tiene mucho a qué agarrarse para pasar del padre.
Mucho pasado entre los dos, demasiada cercanía en su distancia.
M.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.