Ir al contenido principal

BRONCA Y TRASPLANTE

Aseguró que tomaría medidas. Ofendido como ningún vecino, iracundo como el político de postín, incauto como un sultán en Puente de Vallecas... Salió fruncido de la reunión de la comunidad; directo a su piso a medir cada palmo de la finca y anotar las medidas exactas. Después actuaría en consecuencia, aseguró con el metro en la mano. Se van a enterar estos pasmarotes de lo que vale un centímetro a la derecha.

Torcido Acuesta, ex presidente comunitario y ex administrador del 2 de la Plaza Sin Tregua, ese día necesitó tres descargas, una bofetada sin gas y dos golpes de catarsis antes de recibir el alta por lo bajo (bajo la responsabilidad del doctor Flato). Pero antes de que esto ocurriera midió cada palabra y centímetro de la reunión. No quería errores. Uno a uno fue ajustando cuentas con cada vecino:

-A Martín Interpreta (1ºC) le reprochó su estado de permanente alegría. ¡No se puede estar todo el día riéndote! ¡Es desagradable!
-De Julilla Arte (2ºA) no sopotaba la amabilidad constante.
-Justino Medio (5ºD) fue acusado de embriagar al personal con su manía de solapar saludos y chistes.
-Amarilla Conjugado (3ºA) no se libró. Sus poemas en papelillos repartidos por los buzones eran sencillamente "motivo de odio adverso".

Y así uno por uno hasta que él solo se colapsó. Le reventó el conducto del FefGerd (el canal por el que circulan los discursos personales intravenosos). Afortunadamente, sus vecinos le tenían cierto cariño y llamaron a la ambulancia. Ahora, en casa, más tranquilo piensa en la bronca y en el posible trasplante de FerGerd que tendrá que hacerse... No hay donantes. Ese es el problema; ese y no pensar en por qué dejó de ser presidente y administración del 2 de la Plaza Sin Tregua.

Comentarios

Juana ha dicho que…
No me extraña que se colapsase, lo raro es que no tuviese un "ataque de risa crónica" o de "empalago permanente" o ....
Nunca te acostarás sin saber una cosa más, lo del conducto de FefGerd es todo un descubrimiento.
dsesena ha dicho que…
Yo creo que Torcido va a conseguir tomar medidas, no ya con los demás, sino a su propia superficie personal. En cuanto al donante, es lo más difícil.
Anónimo ha dicho que…
Amarilla Conjugado no debería perder los papelillos.
Anónimo ha dicho que…
Periodismo-afición

Dícese de:

Motivación por lo que hubo antes y lo que habrá de venir.

Cejas que se levantan, patas de gallo que brotan, mofletes que se hinchan.

Parones bruscos cuando reconoces o te reconoces en algo.

Hombros que a veces caen por el peso de una gran ternura.

Risa estrepitosa que sale de pronto sobresaltando a cuerpos propios y ajenos.

‘no lo pillo’, ‘este tío está fatal’o ‘coño, qué ojo’ se cuelan continuamente en tu lectura.

Escapas de ese ‘salud’ final para leer dos o tres líneas invisibles que te has dejado más arriba, entrelineas.

Intentas un comentario.

Hoy vas a ir de Anónimo.

El asombro durará un tiempo.

Volverás seguro.

Hasta entonces te encuentras pensando seriamente dónde estará ubicado tu FerGerd.
Y te despides deseando que nunca tengan que trasplantártelo (no hay donantes)

Y todo, en 4 minutos.
dsesena ha dicho que…
El mundo del interlineado es tan amplio que hace inútil tomarle la medida. Pero hay comentaristas con tanta elocuencia inventarial que terminan tomándosela a uno. Y encima le sacan los colores. Sólo puedo decir, desde la afición a los comentarios ficción, gracias.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…