Ir al contenido principal

DORFA, EL CÍCLOPE

Al final de la entrevista muere, aviso. Hablo de Dorfa Kebudo, un extraño personaje con un solo ojo en el entrecejo, que vive en un entresuelo y, entre pitos y flautas, sueña que es Julio Alonso. Le entrevisté en pleno Corpus Christi bajo el influjo de la sombrilla verde de una terraza sin crisis; mientras veíamos a algunos feligreses comprar marcas blancas en el Día que -oh, milagro- abren en fiesta, como otras tantas grandes superficies.

Es difícil, apunto, entrevistar a un tipo con un solo ojo. En más de una ocasión me avisó de que me estaba poniendo bizco; a la tercera me hizo una foto para demostrármelo. En efecto... De ahí mi dolor de cabeza que no termina de relajarse. Y es difícil también, porque el ojo es muy grande y deja entrever sus pensamientos a través de un iris descomunal y lleno de resquicios. Entonces, más de una vez he visto cómo respondía una cosa y pensaba otra.

Lo más interesante es que desde que nació sabía que ayer iba a morir. Me enseñó el documento -firmado ante notario- que lo confirmaba. Quería dejar constancia en este blog de que había existido entre tantos... otros. Me siento raro, acepto mi muerte, me siento como la pelota de golf de Kurioso. Soy aparentemente duro y rígido, pero mi estructura se ha hecho a los golpes. Han sido muchos, aquí los tienes todos.

Me deja un tomo a doble espacio con anotaciones entre líneas. "(...)Hoy Mónica Pirueta me ha dejado por nada. Porque quiere estar sola antes que seguir enfocando su vida a través de un solo punto de mira, el tuyo Dorfa. Ya no me vale(...)". Anotación: "Desde ese día aprendí a mirar". Después, paga los vinitos y se muere. Aparecen dos señores de negro, lo envuelven en una sábana especial para cíclopes sin mitología y se lo llevan.

Hoy me he levantado con su ojo clavado sobre mí. Sigo leyendo sus golpes. En efecto, son muchos. Hasta siempre, Dorfa.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
"Entonces, más de una vez he visto cómo respondía una cosa y pensaba otra". Seguro que eso a un periodista con tanta "vista" como tú le pasa en más de una ocasión frente auno y frente a dos ojos.
Entiendo que acepte su muerte. Debe ser muy duro contar con un único punto de vista. Seguro que da un dolor de cabeza como el que no te quitas de encima.
Otra entrada genial.
Anónimo ha dicho que…
Uhmm, me gustaría conocer la verdad de tus entrevistas…

Yo creo que comienzan con gente ‘normal’ al otro lado de la grabadora, pero según haces las preguntas precisas vas iluminando los resquicios que permanecían ocultos. Seguro que Dorfa tenía dos ojos que jugaban al despiste al empezar la entrevista, y el pobre ha acabado siendo lo que escondía: cejijunto, con esa ventana abierta directamente a su cerebro y escritor de tomos entrelineas.

Menos mal que soy anónimo y no entrevistable porque no sé si te admiro más o te temo, jeje.

Lo de la muerte es otra historia notario mediante, ahí ya no entro.
Dani Seseña ha dicho que…
Créeme Cybr, aunque te agradezco mucho el comentario, estoy más cerca de aceptar la muerte que de ver pensamientos a través de resquicios ajenos. No soy buen entrevistador. Pero gracias!!

Anónimo, te digo lo mismo que a Cybr, ni alumbro ni soy buen entrevistador. Pero agradezco mucho tu comentario... Y espero que salgas del anonimato para hacerte una temida entrevista.
Juana ha dicho que…
Que privilegio de personaje a entrevistar, un solo ojo que no ve sino en el que ves, dos señores de negro, cíclopes sin mitología .... a mi me hubiese gustado sentir sus efectos aunque resulten desagradables.
Que maravilla de personajes, espero que regrese de la muerte y nos cuente ....
Dani Seseña ha dicho que…
Gracias, Juana! Seguro que vuelve, aquí ya sabes que desde que "Martínez no sabe qué hacer con su crimen", los personajes no paran. La verdad es que el ojo de Dorfa es muy paradójico.
Anónimo ha dicho que…
Es ya domingo y he estado todo el día en Día. Soy cajera. Habilidosa con las manos y cuento muy deprisa. Tengo la sensación de haber leído algo muy especial. Trabajo mano a mano con un cíclope con un solo ojo que lee, memoriza y suma todo lo que le muestro. Comprenderás mi estupor.
Dani Seseña ha dicho que…
Absolutamente y he de decirte que me interesaría mucho entrevistarte. Eres todo un personaje de PF. ¿Qué me dices?

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e