Ir al contenido principal

FUNCIONARIOS

Nota: No puedo dar más detalles de los que a continuación expongo porque nuestro protagonista de hoy tiene firmado un contrato de confidencialidad con la agencia para la que trabaja.

Se llama Quiroga y hace el trabajo de ocho funcionarios
, pero él no lo es; funcionario. Está contratado (clandestinamente) por una agencia adscrita a un ministerio. Lleva así dos años. En verano le despiden y a la vuelta de las vacaciones la antigüedad ha desaparecido. Hace un mes le comunicaron que tenían que prescindir de sus servicios; a los dos días, le volvieron a contratar. Una semana después, llegó un día y en su mesa no había ni ordenador ni teléfono ni nada... sólo un pendrive.

Se fue a hablar con su jefe. Apurado, éste le comunicó que no podía volver a contratarle; pero le ofrecía un acuerdo para seguir haciendo el trabajo desde casa. En el pendrive estaba toda la información. Quiroga accedió a cobrar de la Administración clandestinamente bajo el flexo de su piso.

Me cuenta que su jefe estaba incómodo. Muerto de vergüenza por la situación, porque no puede hacer nada por cambiar las cosas. Tuvo que contratar a Quiroga porque de los diez funcionarios que trabajan en su departamento, ocho no quieren hacer su trabajo: Actualizar bases de datos, hacer seguimiento de financiaciones, poner al día archivos, otros trámites... Algunos de esos ocho, a veces ni aparecen, sólo para fichar, y otros fichan, se toman un café y después desaparecen una o más horas para ir al Corte Inglés y/o realizar otras gestiones.

Quiroga, indignado, me cuenta que hay pasillos del ministerio donde 'habita' gente que nadie sabe qué hace... ¿Un 5%? ¡A estos qué les bajen un 50% el sueldo!

Quiroga está en horas bajas. Y evidentemente no se llama Quiroga... Porque lo de este hecho, sencillamente, no tiene nombre.

PD.: Éste no es un post contra funcionarios, sino contra los que se lo llevan muerto y encima, tienen el cinismo de protestar.

*La imagen viene de "A Rive lo quiero"

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Trabajo en la función pública. La carga de trabajo es aproximadamente el doble que en otro centro de similares características y la misma provincia incluso (también trabaje allí). Cambiar algo es imposible, porque el único criterio válido es la Antigüedad. Cuando acabé en un centro y sabiendo que había una vacante que me correspondía pero era vital que me activase en la bolsa de empleo a tiempo. A las 8,45 un funcionario paso unas 15 tarjetas. No me llegó un certificado con una solicitud y a las 12,45h un tipo leyendo el periódico me remitió a otro centro, y si quería solicitar otro, pues ya de la que les llamaba(en ese centro podrían habérmelo hecho).
Pero en mi centro, en el otro y en las oficinas, a los que trabajan bien y a los que trabajan mal, nos van a bajar lo mismo. Pero eso a los sindicatos nunca les importa. Ese es el cáncer de la función pública, que tratar de hacerlo bien no sirve para nada. Yo perderé unos 100€ y en mi trabajo, a veces no hay tiempo ni para la media hora de descanso.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
PD: (que el algo que me indigna por lo menos por lo menos o más) ¿sabéis que al menos en mi convenio los liberados sindicales cobran los complementos de turnicidad, de noches y de festivos como si los hicieran?
Dani Seseña ha dicho que…
Gracias por contarlo, además de comentarlo, Cybr. Y no, no sabía que el "convenio los liberados sindicales cobran los complementos de turnicidad, de noches y de festivos como si los hicieran". Pero, parece que hay muchos casos similares...

Salud!
comodiriaForges ha dicho que…
(Esperando en la cola a que acaben la partidita)

-¿¿¿media hora de tute al día???

-léase el convenio
Mercè Estruç Faig Clic ha dicho que…
Tengo la etiqueta de funcionaria y me la han puesto pq un día accedí a serlo.
Accedí sabiendo que "ser funcionario" tenia mala prensa y como los habitantes de Lepe, los chistes correrían a montones a mi alrededor.
Intento poner una chispa de humor en cada ficha que muevo. En broma digo que soy una funcionaria que funciono.
Además de funcionaria soy responsable de un departamento. Departamento muuuuuu chiquito, con 4 personas trabajando, pero lejos del edificio principal.
Erase una vez que tenia a mi “mando” un señor con las tareas de auxiliar de gestión, funcionario también.
En el edificio no teníamos reloj para marcar, se tenía que hacer el control mediante el ordenata. Control de marcaje lento.
A este hombre se le ocurrió que podía hacer mejor su trabajo de primera hora: “marcar su entrada” en el edificio principal, a 10 minutos del nuestro.
El tipo, en cuestión tardaba entre 15 y 45 minutos en hacer el recorrido. A las 10h en punto tomaba sus 20 minutos de desayuno, por cierto acompañado por los miembros de la benemérita que teníamos en el edificio contiguo.
Al llamarle la atención, el tipejo se rebotaba con excusas mil, además dejando ir comentarios velados a los “jefes” de que yo le estaba haciendo mobbing .
Al cabrón me lo saqué de encima cuando un inocente pidió sus servicios en otro departamento (bendito inocente).
Hoy cuando alguien pone su oreja cerca del hijo de puta oye unas palabras que dicen : yo antes tenia una jefa que creía que le iba a robar su puesto.
Y así estoy, al cabo de unos años aun cabreada con el sistema de “control” hacia los trabajadores.
PD: acepto la disminución del 5% en mi sueldo, ya es hora de tomar consciencia que hay un solo barco, el del país.
Juana ha dicho que…
Soy personal laboral fijo, cuando le cuento a una de mis amigas (que tiene empresa propia) que el personal es poco profesional, me dice "Tu te creeras que en la privada es fácil encontrar profesionales ¡estás alucinada!"
Nunca me deja quejarme ....

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e