Ir al contenido principal

CALLEJUELA DE ARISTAS INTRATABLES

Recuerdo un capítulo de Mafalda* en el que ésta ponía en cuestión la relación entre las palomas y la Paz. Ante la bronca de Mafalda, una paloma respondía a sus dudas con un zurullo, que no de coña. Era la primera vez que me identificaba con un personaje de ficción; y no con la paloma. Por entonces yo tendría unos 11 años, Spiderman era mi héroe favorito, pero nunca le había escuchado reflexionar sobre nada... Siempre ocupado en salvar a indefensos ajenos ¡Como para reflexionar sobre sí mismo y sus contradicciones! Ayer, ya con 37, ocurrió algo similar con Fernanda Callejuela, la responsable de pulir las aristas intratables en Obra pública.

Nos cruzamos en el descanso del España - Suiza (Sudáfrica 2010). No sabría decir con certeza el lugar. Simplemente chocamos al caminar ambos cabizbajos en un mismo sentido. Al minuto siguiente estábamos hablando en el Banco 54. Allí me contó que hay aristas que son imposibles de pulir; sin embargo, ella las pule, aunque nadie vea la diferencia. Cuando alguien pasa de refilón por ciertos chaflanes diarios, o se roza con esquinas mal acabadas e incomprendidas, ese alguien no se da cuenta de que Fernanda le he evitado un rasguño.

...Y así con tantos salientes, imperfecciones y demás contradicciones de la Obra pública, ahora se empieza a cuestionar por qué decidió limar asperezas en un sentido tan profesional. Y yo, de algún modo identificado con ella, lo único que pude recomendarle es una vuelta al origen: a Mafalda. Y ella, Callejuela, me contestó que le dé una oportunidad a Spiderman, porque dice: Nunca se sabe si esa araña mitad hombre, también aprendió a limar asperezas propias con Mafalda, de ahí que pula las aristas de los demás.
*No encontré ese fragmento, pero sí el diálogo con Miguelito sobre el Mundo, sus dos mitades, y la Paz. No tiene desperidicio.

Comentarios

La Zapateta ha dicho que…
Dile a Fernanda que suelo llevar una camisa cuya parte de atrás permanece desgarrada por una arista mal pulida. Aun no la he cosido y como el roto está detrás siempre olvido que lo llevo. A veces noto un fresquito especial en la espalda y caigo en la cuenta de que sigo sin pulir mis propias aristas. No pasa nada. Cada uno a su ritmo. España, también.
grp ha dicho que…
Yo conocí a alguien una vez que además de limar aristas también tapaba agujeros y rellenaba fisuras, aunque en este caso concluía mejor las ajenas que las propias. De forma profesional como Fernanda y siempre en segundo plano.

Pero lo bueno es que siempre hay gente capaz de ver lo invisible.
Juana ha dicho que…
Nada mejor para limar y pulir asperezas propias que los personajes de ficción, aprendí mucho de Alien, tiene mal aspecto y huele raro, pero cuenta las mejores historias .... a veces tenemos salientes tan grandes que antes de pulir hay que morderlos, si os lo encontrais a él o a alguno de los de su especie, invitarlo a café, no os defraudará.
copifate ha dicho que…
Este comentario es para la anterior entrada: ¡Ganarse a la vida! ¡Qué postazo! ¡Como el de Xabi Alonso!
¿Chapeau!
Dani Seseña ha dicho que…
Juana, Copifate, gracias! Aristas pulidas... Sois as sin pereza!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...