Ir al contenido principal

EL MISTERIO DE UN REFLEJO ENMARCADO EN UNO MISMO

Por Carro Divido Alcuadrado

Me quedé mirando al músico de Jazz
en tonos grises, negros y silencios interiores. Después de beberme 5 Gin Tonics y el culo de un mojito ajeno, le puse un círculo rojo y me lo compré por 600 euros. Al día siguiente amanecí en el sofá, vestido y una pedrada en la cabeza insoportable. Y él, el músico de Jazz me miraba desde la silla con la misma cara que tenía cuando me bebí la primera copa. Nunca me había comprado un cuadro en mitad de una empanada etílica.

El anterior lo compré en Ikea, porque hacía juego con la impresora vintage que me regaló Zapico, el administrador de El Macetero a Sueldo SL (una trastienda sin tienda y muchas ganas de no cerrar el inexistente negocio). Los demás cuadros, carteles y grabados que adornaban mi piso me los habían regalado en cumpleaños. Pero con éste no me pude resistir; me miraba a los ojos y me hablaba, como La mujer del cuadro (Fritz Lang, 1944) a Edward G. Robinson, pero sin seducción sexual y sin trama de misterio. Era más bien una relación como la de Humphrey con Woody en Sueños de un seductor (Herbert Ross, 1972), pero sin héroes ni antihéroes fuera de contexto.

Hoy hace un año que me desprendí de él. Lo vendí por un precio que no tiene precio. Pasé 10 años con él, más un bonus de 3 días de duelo. Lo echo de menos, pero estoy seguro de que el reflejo que le ha sustituído, enmarcado bajo cristal y firmado por tres iniciales y un cuadradillo ( FRT#), ha sabido incorporar y transformar la sombra que dejó aquel músico en la pared de mi casa. Esta noche vuelvo al mismo garito en el que empezó mi relación con aquel cuadro. Sé que ya no organizan exposiciones y en aquel hueco ahora hay un espejo con marco pajizo. Lo primero que haré será mirarme en él y reconciliarme con mi propio reflejo.
------------
*El músico de Jazz es Óscar Peterson. Y es una interpretación de la foto de la Associated Press, que ilustra el post. Se lo compré a Carro un día cualquiera y por azar, y un precio que no tiene precio.

Comentarios

Juana ha dicho que…
No tengo apenas cuadros en casa, es que cuando los quitas queda un "vacio" que parece lleno de algo que no se distinguir, los espejos me ponen aún más nerviosa, a veces tengo extrañas sensaciones de .... lo mismo si te miras te ves negro o empiezas a escuchar jazz .... ya nos contarás.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo cuelgo mis fotos en espera de que miña muller pinte algún cuadro, que lo tiene muy abandonado, pero me gusta tener personalizada mi casa, y encima al final te sale mejor que comprar cuadros en IKEA (y pasta para comprarlos de verdad no manejo)

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e