Ir al contenido principal

ESKUP, CORT.AS EL BACALAO

Yo no cuento para hacer una crítica sobre Míster eskup. No soy objetivo. Twitter, Facebook, Foursquare y -cómo no- Blogger, forman parte ya de mi vida cotidiana. Enciendo el portátil nada más levantarme. El Iphone ni lo apago. Insisto, yo no cuento para valorar eskup. Soy carne de cañón digital y el nuevo invento del sello Lafuente - Echevarría está lleno de amigos, además de virtudes. Sobre todo, porque toda la carne no está en el asador, sino en el contenido. Yo ya tengo cuenta.

Así que será Renato Reciclo (un habitual de Periodismo Ficción) el encargado, a continuación, de contar su experiencia con eskup. Antes, decir que Renato es un tipo de letras, lector habitual de El País (no por ello militante), pero también de ABC y El Mundo. Y muchos más; le encanta contrastar versiones. Es muy crítico consigo mismo y por tanto con el resto de la humanidad; siempre constructivo. Pero sobre todo, Renato es un tipo de 60 años al que le ha costado, pero paulatinamente va incorporando las redes sociales a su vida.

Habla Renato Reciclo:


Reconozco que poco he encontrado en Facebook, menos aún en Twitter. Soy un antiguo. Los enlaces y las fotos, los artículos y el cine, etc., los sigo compartiendo con los míos, más cómodo, a través de mi cuenta de Hotmail. Pero eskup es diferente, si bien es cierto que es lo mismo. Sólo por el hecho de ver a periodistas de El País online, y poder hablar con ellos en directo... Insisto, sólo por ello, merece la pena. Es tremendamente horizontal.


De momento no se dicen chorradas y se apunta más a la información. Dejé Twitter y Facebook por frases de gente cercana tipo: "Con los peques en el parque", "Tomando unas cervezas bajo la sombra de...", "En el baño", "Saliendo de casa"... "Buenos días, hoy toca café con tostadas" y tal o cual. Aquí, al menos, además de leer actualidad, se puede seguir un tema fácilmente, entrar en un debate, verdaderamente abierto... Aunque echo de menos tener la posibilidad de ser yo quien proponga un tema. Es otra forma de leer el periódico. Y de momento, lo dicho es lo que iría detrás del clásico y tan usado en comentarios "me gusta". Ahí lo dejo.

Ahora hablo yo, Daniel Seseña. Y conociendo cómo está el patio con el asunto 'periodistas de papel' vs 'periodistas digitales', en El País y en el resto de los medios de comunicación tradicionales, eskup tiene pinta de convertirse en una mesa de redacción virtual en la que se 'sienten' todos a gusto y sin prejuicios.

Salud!

PD.: Cort.as es el nuevo servicio de El País para acortar las larguísimas urls.

Comentarios

chiqui ha dicho que…
Nos ves v¡con muy buenos ojos, amigo...
Dani Seseña ha dicho que…
Bueno, es que tengo unas lentillas que me habéis graduado con mucho tacto. No, en serio. Lo importante es lo que dice Renato. Ese tipo...
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Bueno, pues entre Renato y tú ya me liasteis. No creo que lo use apenas, pero andaba buscando un "acortador de url" y coño si está en español mejor, que mi inglés lo tengo algo oxidado.
Dani Seseña ha dicho que…
Entonces, Cybr, nos vemos también en eskup. De hecho, ya te veo que cort.as urls. Te sigo.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...