Ir al contenido principal

CRÓNICA DE UN ACLARADO SIN CORTE

Tercero Graciano llegó a la peluquería sólo para sentir el placer de que le aclarasen el pelo. Había una chica nueva con unos pechos enormes que sobresalían lo justo del uniforme para saludar; todo su cuerpo olía a crema hidratante de coco, y su sonrisa -adornada de blanco nuclear y secundada por morenos y mullidos labios- sumergió a Tercero en un estado de plenitud que desconocía.

Sin mediar palabra le colocó en el lugar de aclarados y empezó a calar las melenas de Tercero. Él se limitó a cerrar los ojos y a contestar: la temperatura es ideal. Ella empezó a masajear la nuca y a enjabonar las fantasías sexuales que inevitablemente se paseaban por la cabeza de Tercero. Controló la obvia erección, pero no la emocional. Después llegó el aclarado.

Poco a poco, sin abrir los ojos, comenzó a caer el agua por sus sienes, y mientras desaparecían los restos de champú también lo hacían las dudas. Una a una se fueron ahogando a lo largo del desagüe. Así que aclarados cabellos, ideas y dudas, Tercero pasó a la fase del corte. Sin embargo ella dijo: Yo no me cortaría nada.

Él, la encargada de la peluquería y otra clienta se quedaron mirándo con asombro a aquella chica nueva con labios carnosos, pechos enormes y esencia hidratada a base de coco. Tercero, siguiendo sus instrucciones se acercó a ella y no se cortó. La beso y bailaron un tango. Al terminar, con aplauso de encargada y clienta incluido, decidieron salir juntos del local y volar hasta Mallorca. Será maravilloso.

Comentarios

Mercè Estruç Faig Clic ha dicho que…
yo quiero ser Tercero y tener un aclarado sin corte.
Que maravilloso dibujo de palabras. La mejor historia que he leido en mucho tiempo.
Un abrazo y unos pasos de baile si se terciara
Dani Seseña ha dicho que…
Pues muchas gracias Mercè. Sólo puedo decirte, en palabras de 'ella' que "no te cortes" y sé Tercero.
Enrique ha dicho que…
Un pedazo de relato, me ha encantado la descriptiva. Un crack!
Dani Seseña ha dicho que…
Muchas gracias, Enrique!
Unknown ha dicho que…
Tu estupendo post me ha dado ideas de lo más sugerentes.
No sé qué pensará al respecto mi peluquero y compatriota Hugo. Pero no me cortaré.
Anónimo ha dicho que…
Tras el aclarado lo suyo es cortarse, pero no lo hago para poder decir que qué maravilla de metáfora esta de hoy. Te quedas con un...

llámalo equis,
me parece bien.
Llámalo energía,
mejor todavía

Y la temperatura, ideal.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
La de oportunidades erótico-amorosas o no que nos perderemos por no hacer caso de la peluquera (yo o más).
La próxima redición ilústrala con la foto de semejante momunmento al sol de Mallorca :-)
Juana ha dicho que…
Mis peluqueras te dan un masaje siempre, es una maravilla ....
La Zapateta ha dicho que…
Me uno a las felicitaciones y me pongo a la cola.... Yo soy el CUARTO.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e