Ir al contenido principal

PENA POR GILIPOLLEZ

Pero por qué no te callas. Porque necesito decir. Decir qué, si no dices más que gilipolleces. Bueno, pero eso es cosa mía. Cosa tuya... y mía, porque yo te sigo y todo lo que dices, se publica en mi muro. Pues sácame de tu muro. No puedo, eres mi amigo. Pues entonces te aguantas. En serio, por qué no te callas un poco. Porque cuanto más hablo, más visitas me entran. ¿Cómo lo sabes? Por mis estadísticas a tiempo real y de última generación...

Explícame eso. Son estadísticas inteligentes, sustentadas en un motor que busca perfiles y los encuentra en la gente que entra en mi muro. ¿Y eso lo hace una máquina? Ya ves. ¿Cuánto te cuesta? Nada, porque otra máquina por la que sí pago la manipuló para mí. ¿Y no será que tus seguidores también son máquinas manipuladas por otras máquinas dispuestas a retroalimentarse con las gilipolleces que escribes? Tú flipas. Puede, mejor me callo. Sí... La verdad, creo que te voy a sacar de mi muro. ¿Por qué no te callas?


Esa fue la conversación que una máquina registró y que sirvió de prueba definitiva en el juicio oral contra Jandri Pelado por manipular máquinas. Le han condenado a tres meses sin internet y un año de balbuceo; si se le ocurre pronunciar y/o escribir una sóla palabra, o construír un gesto en su defecto, entonces pasará a palabras mayores. ¡Ay, que pena más grande! Clama su máquina, ahora huérfana de usuario.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Lo malo es la cantidad de gente soltando gilipolleces sin manipular máquinas aunque muchos sin personas que se quedan sin pena.
Juana ha dicho que…
Es la historia más triste que jamás escuché .... aunque a una amiga mia le recomendé que mandase a la porra (como las de la foto) a una parte de ella misma y que le dejase de hablar, nunca me hizo caso ....

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.