Ir al contenido principal

DALIA, TESIS DEL CHISTE Y LA BARRICA

Dalia Arena tenía dos cosas sin acabar. Por un lado su investigación sobre el origen de los chistes (le falta, entre otras cosas, localizar al autor del que para ella es el peor de la Historia: el chiste de "Mistetas*"). Y por otro, llevaba un año atascada en su novela. Sólo faltaba el final. Y cómo es la vida, que en 24 horas lo resolvió todo por azar.

Bloqueada y totalmente abgenada a merced de su propia voluntad, una noche se puso en marcha en dirección opuesta. Se echó la manta encima y tomó rumbo al chiste de "Mistetas". Preguntó a unos y a otros... y al final dio con ella; toda una sorpresa que fuera mujer. Se llama Cipriana García, actualmente tiene 68 años y es la vecina del 7ºA... ----Y ésta es otra historia que completaré más adelante----.

Tras una larga e interesante entrevista, con poco chiste y mucho drama, Dalia bajó a su casa y antes de entrar, un señor le dio un susto de muerte en el rellano. Me llamo Íñigo Montoya, no es coña ni he venido a matarte porque hayas matado a mi padre ni porque tengas seis dedos en una mano... He venido para darte algo. Muda completamente, no podía cerrar la boca mientras Íñigo le dejaba en sus manos una caja de madera con forma de barrica.

El hombre se fue como había venido y al abrir el barril, apresuradamente y poco cuidado, Dalia encontró en el fondo el final para su novela. Pero al igual que ocurrió con la conversación con Cipriana, ésta es otra crónica que os contaré pronto. De momento, Dalia ya ha resuelto... que es como decir, que ha parido y descansa -muy viva- tranquila en paz.

Salud!

-----

*Una chica ha pedido a su perra Mistetas y le prgunta, angustiada, a un señor: Disculpe ha visto a Mistetas. Respuesta: No, pero me gustaría verlas.

*La imagen pertenece al blog Mi Siglo

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Eres especialista en arrancarme recuerdos, olores y sensaciones de donde ni siquiera pensaba que había, colega. Gracias. M.H.G
BLANCO ha dicho que…
Preséntame a Íñigo, que necesito un final. A cambio, prometo hacerte un regalo de cumpleaños que no olvidarás facilmente.
Anónimo ha dicho que…
Encontrar(se) en el fondo de un barril con un final, es como tirar(se) al vacío y caer de pie.
Simplemente no te lo esperas!

Fdo.: el contenido del barril previo al final
Anónimo ha dicho que…
¿Iñigo no irá por ahí también sorprendiendo con gruesos de novelas?. Yo tengo el principio y el final pero me falta lo de en medio. isa

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.