Ir al contenido principal

DALIA, TESIS DEL CHISTE Y LA BARRICA

Dalia Arena tenía dos cosas sin acabar. Por un lado su investigación sobre el origen de los chistes (le falta, entre otras cosas, localizar al autor del que para ella es el peor de la Historia: el chiste de "Mistetas*"). Y por otro, llevaba un año atascada en su novela. Sólo faltaba el final. Y cómo es la vida, que en 24 horas lo resolvió todo por azar.

Bloqueada y totalmente abgenada a merced de su propia voluntad, una noche se puso en marcha en dirección opuesta. Se echó la manta encima y tomó rumbo al chiste de "Mistetas". Preguntó a unos y a otros... y al final dio con ella; toda una sorpresa que fuera mujer. Se llama Cipriana García, actualmente tiene 68 años y es la vecina del 7ºA... ----Y ésta es otra historia que completaré más adelante----.

Tras una larga e interesante entrevista, con poco chiste y mucho drama, Dalia bajó a su casa y antes de entrar, un señor le dio un susto de muerte en el rellano. Me llamo Íñigo Montoya, no es coña ni he venido a matarte porque hayas matado a mi padre ni porque tengas seis dedos en una mano... He venido para darte algo. Muda completamente, no podía cerrar la boca mientras Íñigo le dejaba en sus manos una caja de madera con forma de barrica.

El hombre se fue como había venido y al abrir el barril, apresuradamente y poco cuidado, Dalia encontró en el fondo el final para su novela. Pero al igual que ocurrió con la conversación con Cipriana, ésta es otra crónica que os contaré pronto. De momento, Dalia ya ha resuelto... que es como decir, que ha parido y descansa -muy viva- tranquila en paz.

Salud!

-----

*Una chica ha pedido a su perra Mistetas y le prgunta, angustiada, a un señor: Disculpe ha visto a Mistetas. Respuesta: No, pero me gustaría verlas.

*La imagen pertenece al blog Mi Siglo

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Eres especialista en arrancarme recuerdos, olores y sensaciones de donde ni siquiera pensaba que había, colega. Gracias. M.H.G
BLANCO ha dicho que…
Preséntame a Íñigo, que necesito un final. A cambio, prometo hacerte un regalo de cumpleaños que no olvidarás facilmente.
Anónimo ha dicho que…
Encontrar(se) en el fondo de un barril con un final, es como tirar(se) al vacío y caer de pie.
Simplemente no te lo esperas!

Fdo.: el contenido del barril previo al final
Anónimo ha dicho que…
¿Iñigo no irá por ahí también sorprendiendo con gruesos de novelas?. Yo tengo el principio y el final pero me falta lo de en medio. isa

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e