Ir al contenido principal

RECURSOS HUMANOS CHAFLÁN BUSCAN

Sin querer juntó el bote de gel (marca blanca) con los pimientos de piquillo (desmarcados) en un mismo ángulo de visión. Fue entonces cuando decidió cambiar de vida. Algo gordo, que no alcanzo a comprender, provocó aquella imagen en su interior. Tampoco me lo ha sabido explicar. El caso es que Morante Chaflán Teclado dejó el diseño de bombillas de navidad por la venta ambulante de recursos humanos.

Sí señores, Chaflán vende recursos humanos al mejor postor. No se le da mal, pero al principio las pasó canutas teniendo que lidiar con los vendedores de pañuelos de papel, los de revistas sociales, los tocadores de acordeón (de los mismos temas de siempre), los malabaristas y mimos de semáforo y demás... No es fácil, la hostilidad está a pie de calle y los recursos necesitan su sitio.

Cuando encontró su sitio comprobó que la gente de... a pie no quiere recursos sino soluciones. Algo se ha quedado colgado en el proceso, pensó Morante. Entonces encontró una ferretería especializada en juntar conceptos. Compró el artículo y unió a golpe de tuerca y masilla de fibra de martirio el concepto 'humano' con 'solución' a un extremo del 'recurso'.

El producto final
tenía forma de muñeco de nieve mutable en verano, otoño y primavera a pelele de trapo, lino o algodón... todo muy personalizable. Así que sin cambiar el nombre de su criatura, salió a la calle con un peto o un puesto ambulante (parecido al de la venta de melones) a vender recursos humanos. Desde ese día se hizo con el barrio. Ahora le imitan hasta los chinos, pero no consiguen copia buena.

Y hoy está trabajando en una nueva línea de negocio: hechos reales en los que muchos (en general) necesitan basarse para todo tipo de zurcidos.

¡Salud!

* Idea surgida en una conversación con Mercedes Yoyoba (Miradas2)

Comentarios

Juana ha dicho que…
Zurcidos invisibles, esos son los más difíciles, porque cuando algo se rompe es posible, pero cuando se desgasta .... es más complicado.
Aunque he visto zurcidoras capaces de .... cualquier cosa.
dsesena ha dicho que…
Tú lo has dicho, Juana. Y Chaflán ya es capaz de vender recursos disociando a los humanos del concepto - producto. Eso sí que es un zurcido invisible.
Anónimo ha dicho que…
Va a ser un piropo eso de

"que te furzan!"

supongo que no deja de ser un recurso muy humano


Fdo.: mi yo tras un arreglo en canillas 6
Anónimo ha dicho que…
A mi me parece que los zurcidos basados en hechos reales son un poco como esas pelis, no tienen la magia de la ficción y se ve enseguida de qué hilo están hechas. Desde luego no creo que tengan la delicadeza de un zurcido invisible basado en otros hechos, pero sí un montón de seguidores. Como negocio, parece acertado. isa
La Zapateta ha dicho que…
Los recursos humanos siempre dejan marca y mal olor. Eso sí, si les haces una foto (en principio inodora) asegúrate de que el zurzido o pespunte quede oculto, porque si no, huele mal, y nadie te comprará.

Besos de vuelta
Óscar Ansótegui ha dicho que…
Recursos de francotiradores. Discurres la avenida y portas una diana como estandarte. Los impactos te llueven y apenas se resiente tu chaleco. Eres una roca pero los impactos van contigo y ya forman parte de tí; te vuelves más complicado y frio. Neones, carteles, fotos, anuncios, convocatorias, implicaciones y despertadores. El agazapado tirador no siente remordimientos, sólo un tic en el dedo que no deja títere con cabeza. Y tú eres como una cañería por donde todo pasa pero nada queda, sólo una pesada humedad permanente.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…