Ir al contenido principal

OBSESIONES Y FREIDURAS DE NUEVOS

Sin tener ni idea de cómo se fríe un... nuevo, Julio Altar Cavado se declaró obseso textual. Lo hizo, hace algo más de un año, en plena cena de Navidad. Sus dos familias, la congénita y la adquirida, se habían juntado para comer cebolla y pavo desalado al asado burgués. La amistad y las buenas intenciones por los años vividos y los pollos superados reinaba entre tierras familiares... Y aunque parece, por la evolución del texto, que esta breve historia termina mal, nada más lejos de la ficción. Pero sí es cierto que hubo una pausa de distracción espontánea tras el anuncio de Altar.

No siempre el mediano de una 'camada' de uno decide declarar su obsesión textual. Vamos, que es hijo único con sensación de mediano. Los 4 tíos y el suegro de Julio fueron, a priori, los más impactados con la noticia. Pero poco a poco se fueron acercando al lado textual de su pariente. Y así ocurrió con cada uno de los miembros.

A medida que intervenían individualmente en la mesa, iban citando frases de otros (poetas o vecinos). No las tenían apuntadas... sencillamente recitaban textualmente palabras ajenas que sin querer se les había grabado en sus adentros. En el postre, obsesos y textuales se anexionaron para siempre.

Ahora, a punto de celebrar una nueva velada navideña, han preparado un escenario de belleza poética inigualable (al menos este año). Todos atan cabos, extremos y cordones de texto... No quieren que se escape ningún detalle. Hay que dejar todo como estaba al final del principio. Y aunque de sobra son conscientes de que la espontaneidad es cosa de una primera vez, todos saben -por fin- cómo se fríe un nuevo. Al viejo, apenas le quedan días y 12 uvas.

Salud!

-----

*De nuevo, mi compañera de Miraras2 Mercedes Yoyoba me regala una expresión, "obsesa textual" (como ella misma se declara), que termina en la historia de Julio Altar Cavado. Y me comenta, no Julio sino Yoyoba, que ella a su vez se la tomó (también con uva moscatel) prestada a Francisco Umbral en los años de facultad.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Cito textualmente:¡brutal!.
Anónimo ha dicho que…
lo de la "familia congénita" y lo de los "pollos superados" es sencillamante GENIAL!!!
Juana ha dicho que…
Pues tendremos que frir al nuevo .... espero saber, lo de freir siempres se me dio fatal.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Mercedes Yoyoba y tu debéis de tener unas conversaciones peculiares (o os liáis y se va la mano con las cañas / vinos).
Yo tengo textualidad compulsiva. Cito espontáneamente frases de películas o canciones. Si tuviera la mitad de capacidad retentiva con cosas útiles ya tendría una plaza de oposición.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e