Ir al contenido principal

EL ESTORNUDO QUE TEORIZÓ

Hoy se cumplen 100 años del primer estornudo de la Ingeniera de Términos, Marieta Pausita Larga (Cuenca, 1881 - 1953). Entonces residía en Berlín. Desde que terminó la carrera, sus compañeros y paisanos sabían que empezaría estornudando una trayectoria profesional llena de éxitos. Y así fue. Aunque nadie la conoce y la prensa ha ignorado sus hazañas, los que la conocieron saben el valor de sus acciones y las consecuencias de las mismos. Aquel estornudo marcó un antes y un después en el terreno de los Términos inconclusos de media Europa.

Estornudo
se llama a las grandes conclusiones. Y en Términos no hay mejor recompensa que un término concluido... una frase que termina y no se pierde, una conversación que lo es y además se prolonga por necesidad y termina después de haber recogido todos los puntos de vista posibles. Estornudo es intervenir para completar. Marieta Pausita Larga estuvo meses rogando a su profesor de tesis, Turquino Franhfüller, para que le dejara intervenir en la tertulia florín. Una de las más famosas del mundo científico por sus interesantes teorías pero también por sus conclusiones que no son...

Cuando por fin obtuvo el beneplácito entró en la sobremesa del Rockhaussen, el equivalente berlinés del Gijón. Escuchó e intervino, preguntó y teorizó y cuando llegó el momento (se exponía la teoría de formular en sueños y dar valor a los resultados) estornudó. Por fin se cerraron los puntos y cosieron el patrón de un nuevo café teórico.

Marieta se adelantó a su Término.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Un estornudo es un acto reflejo convulsivo, es provocado por partículas extrañas que provocan irritación. De hecho, el estornudo es un mecanismo de defensa.

Es decir, sacar de ti mismo todo aquello que molesta e irrita, y enviarlo a tomar viento fresco...

Fdo.: colaborador en el diccionario
La Zapateta ha dicho que…
Todo en su justo Término es adecuado: una tos, un carraspeo, un gemido, un suspiro, un "cuesco" o un estornudo. El de Marieta, sin embargo, situó el nivel muy por encima de "lo justo" y ahora si haces lo justo te quedas corto, al menos con respecto a los Grandes como ella. Por eso, y sin que sirva de precedente, invito a todos a estornudar con fuerza antes de que acabe el año, a ver qué nos pasa. Eso sí, ni abráis los ojos al estornudar -que se salen-, ni lo hagáis durante las uvas -que también se salen-. Feliz 2010... aaaachuáss!!!
dsesena ha dicho que…
Zapateta y Colaborador. Gracias por estornudar conmigo en un día como hoy... tan cercano al final de la primera década del siglo XXI.

Me dicen algunos personajes, como Martínez, Casimiro, Retarda, El Turco, etc... que se suman y que brindan pa'dentro al ritmo del estornudo.

Salud!!
Juana ha dicho que…
En el instante justo antes del estornudo está el "profundo silencio" y luego es .... todo fuera .... te quedas como dios jeje
Anónimo ha dicho que…
Gracias a ti Dani por dejarnos estornudar, tropezar, teorizar, marear,crear erratas sin principio ni final, sentarnos en un banco con nombre de número, y sobre todo por abrirnos la ventana de tu ficticia realidad.

Feliz 2010!
fdo.: colaborador
Anónimo ha dicho que…
Pues Juana, Zap y Colaborador, en "profundo silencio" y con todo 'el sobrante' a punto de salir por la ventana, os deseo igualmente Feliz 2010!

Y como siempre: ¡Salud!
Anónimo ha dicho que…
Lo importante siempre es llegar a buen término, lo sabemos, pero es que lo de Marieta es formidable. Y yo sin conocer esta parte de la Historia, menos mal que nos este blog nos descubre lo 'indescubrible'.

Fdo.: El que reprimía el estornudo y que nunca más lo hará.
Anónimo ha dicho que…
Yo creo que la gente que sabe adelantarse a su término y convencer de lo contrario a Turquino Franhfüller debería decidir en asuntos de Estado.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…