Ir al contenido principal

PERATA DEL VALLE CONSECUENCIA

Se llama Perata del Valle Consecuencia y es una pequeña localidad situada (según el gusto del navegador) entre Reikiavik y Alcobendas; o entre Empanada de Buho y Timbu. Apenas llega a los 18 habitantes, pero por estas fechas -como se suele decir- se peta; vamos que vuelve a casa por Navidad hasta ese que aparece en las frases hechas... El tal tato.

Perata es un pueblo tranquilo del que todo consecuente (gentilicio) emigra sabiendo que siempre hay reacción. En Nochebuena se reúnen todas las familias en torno a una mesa de madera de castaño poroso que construyó el tataranieto del fundador del Valle: Fausto Causa Gato Preto. Había sangre portuguesa, poco supersticiosa (a pesar de ese gato negro del apellido), en la saga. Y gracias a esa acción, más el respeto y cariño por el pueblo de todos, la consecuencia perdura.

Todos
-hasta el Tato- son más que felices, porque saben poner sobre la mesa (de forma tangible o cada uno para sus adentros) las consecuencias que tiene cada decisión que toman en sus vidas. Cada paso que dan, cada palabra que dicen, cada discusión que tienen, cada palabra que escriben, cada vez que van al baño... Y encima, también sobre la mesa, comparten un hecho: no por ser conscientes de las respuestas a sus actos, son menos espontáneos que los oriundos de Villaligera.

No es coña, es Perata del Valle Consecuencia. ¡Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Esto me recuerda a una versión navideña del banco 54. La que le espera a esa bonita mesa, el peso de todas las decisiones (hasta las del Tato) sobre ella!. Menos mal que su condición de mesa de madera porosa le permitirá filtrar y dejar caer sin que nadie se de cuenta las consecuencias más pesadas. isa
La Zapateta ha dicho que…
A mi nunca me han gustado los poros consecuentes, y mucho menos las consecuencias porosas porque, no hay quien las extraiga. Recuerdo una profesora de matemáticas cuya nariz atesoraba un campo de profundos poros, vacíos de geometría y llenos de mala "leche". Consecuentemente, poroso os lo cuento.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Genial, es para contárselo a los niños como una fábula. ¿Y lo pillé a la primera!.
copifate ha dicho que…
He consultado Timbu y como su nombre casi indica es la capital de Bután y lo mejor es que allí se instalaron dos semáforos que fueron rechazados por la población y retirados... por ser muy impersonales!!!!!!
Eso es otra manera de ser consecuentes.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e