Ir al contenido principal

WEEZER, UN GRUPO ONLINE

Fue un flechazo a primera oída. Sintonizo Radio3 un día cualquiera de 1994 y escucho Undone The Sweeter Song ... Al día siguiente me compro el CD, titulado Weezer, y un año y pico más tarde me planto ante ellos en su primer directo en Madrid (domingo 8 de septiembre 1996 en la sala KTDral). La experiencia fue irrepetible. Desde entonces no me he perdido ni uno de los discos que han publicado... Incluído la última joya que acaban de estrenar: Raditude.

El anterior, Weezer Red Álbum Deluxe, fue una lección de 'reinvención', de adaptación a una nueva realidad de la industria; además de un salto de calidad en sus melodías. Pero sobre todo fue una declaración de intenciones: ellos de cabeza a Internet. En Pork and Beans se ve claramente.

Su web
es la prueba de que música e internet son pareja de hecho... con un sonido único. Cuelgan capítulos sobre la vida del grupo que rompen estructuras rígidas. Un grupo es algo más... es un estilo de vida; detrás de la elaboración de un disco hay episodios que ellos mismos invitan a ver. Y además de decenas de vídeos y muchísima información sobre la banda de Los Ángeles, también la actualizan al minuto en su facebook, twitter, MySpace...



Para los que auguran 5 años agónicos a la música, que entren aquí y me digan si músicos, productores, redactores... no pueden seguir viviendo de un proyecto. ¡Gracias Weezer!

Algunos vídeos imprescindibles: Buddy Holly / Island in the Sun

Comentarios

Escrito en la pared ha dicho que…
¡Vaya!, curioso que compartamos experiencia similar con The Sweater Song y el álbum azul de Weezer. Aquel fue, en mi primer o segundo año de carrera, mi primera compra indie. Luego no los seguí, la verdad...

Un saludo!
Dani Seseña ha dicho que…
Fue un disco que nos marcó a unos cuantos. El 94 fue un gran año indi/grunge... aquellas noches malasañeras entre el Malandro, Norton, El plaza...
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo no los conocía, para que mentir, sólo me sonaba el nombre de 180º pero no asociaba. Los estoy escuchando en Spotify ahora y la verdad es que me gusta como suena.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e