Ir al contenido principal

SALADA NAVIDAD, MÁGICA INTENCIÓN

Por Fabio Carabeo

Nunca he entendido ese bis... de "(...)Dulce Navidad(...)"; lalalala. Sí, bien, nos ponemos tibios a turrón, etc, pero lo de la dulzura es muy relativo. Por ejemplo, a la vecina de mi vecino Retarda Vanguardia, le da por dulces saladitos. Una especie de pastel paradójico que venden en la pastelería Contradicción Te Espera. Digo "una especie" porque no llega a ser pastel, pero es parecido; y por otra parte, no se parece a nada más... Además tiene micro espacios/poros estancos llenos de grandes especias aromáticas y tubulares.

No veo la dulzura. "Pero veo tus tres y subo cinco", me contesta siempre mi vecino (el de Retarda), cada vez que le planteo mi reflexión. Es todo tan relativo... Cuando abrí el primer regalo de mi vida, al menos consciente, me encontré con un melocotón de felpa que desprendía un aroma increíble a sabor salado. El toque lo puso mi padre al verse sorprendido por mi hermano y por mí, colocando los regalos en lugar de los tres reyes... Fue mágico ver cómo salió del paso con maestría, pero no fue dulce, sino intenso.

La dulzura no existe en Navidad. El otro matiz lo aportó mi madre al encubrir a mi padre y exculpar a los reyes, mientras colocaba otros regalos -delante de nosotros sin enterarnos, como una verdadera prestidigitadora- cerca del árbol. Aún me acuerdo de aquel melocotón. ¿Y la dulzura? Ahora empieza a surgir... Ahora que doy de merendar a mi hijo Martín mientras pienso en camuflar mis intenciones mágicas como rey que soy y con la complicidad imprescindible de mi mujer.

Comentarios

copifate ha dicho que…
Vale Fabio, creo que Martín tiene suerte y que va a aprender de ti y de su madre la importancia de tener ilusión y apreciar la magia, dos motores imprescindibles para proseguir por el sendero.
Anónimo ha dicho que…
Sentirse mago, o sentirse rey, es cuestión de saber crear el mágico mundo de las ilusiones, y, Fabio para éso es todo un artista.

Os deseo a todos que seais lo que deseis ser, en estos días y el resto del año.
Marian
Anónimo ha dicho que…
Gracias Copifate y Marian, primero, por leer esta breve reflexión y segundo por la respuesta. Me la guardo y la riego, haber qué sale... Hace dos años fue un aguacate, según me comenta Dani. http://www.periodismoficcion.com/2007/12/el-aguacate-y-un-ao-nuevo.html

Felices saludes a todos!!

Fabio
Juana ha dicho que…
A veces lo dulce se transforma en salado, y lo salado en dulce, pero lo importante es la intención, que nunca ha dejado de ser mágica .... lo importante
¡Feliz Navidad!
Netambulo ha dicho que…
Interesante reflexión que tendría que hacerse también con lo de "Feliz", pues a cada vez más gente no le gustan estas fechas por distintos motivos.

En cualquier caso, me la voy a jugar: Dulce Feliz Navidad, Dani.

J.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e