Ir al contenido principal

CÓCTEL FUERA, HAZ EL PINO DENTRO

Fuera de sí mismo, Manuel Laureado Estrecho, entró en el bar de su amigo Jonás Avestruz. Dos días después salió haciendo el pino con una mano, sacudiéndose la cabeza con la otra para sacar -a través de la oreja derecha- las malas ideas que llevaba acumulando desde abril de 2003. Muchos años y demasiada mala hostia perpetrada entre hemisferios e hipotálamos. ¿Qué pasó en esos dos días?

María Nadie (socia de alguien), Matías Grec (experto en algo), Fenicia Ciruela (por alguien conocida) y Julepe Freeman (cuarto y mitad, mitad) sostienen la siguiente teoría: Jonás le dio a probar su cóctel Flexible; después, dado el grado de exaltación que portaba Manuel, quiso ponerse a su nivel y se metió otro mejunje especial para propios, el especial de la casa llamado Troncal extenso (una bomba eufórica). En algún punto se encontraron pasadas las horas... muchas.

En ese espacio común se entendieron hasta llegar a ponerse mutuamente de vuelta y media. Sin salir de la teoría, socios, expertos, julepes y conocidos, coinciden en lo principal, esto es, que ambos estaban más fuera que dentro de sí mismos. Y eso fue lo que más tiempo, cóctels, sudores y palabras les llevó solucionar. Jonás se desprendió de sus acumulaciones destructivas dentro del bar, pero Manuel tuvo que recurrir a la técnica de efectuar el pino para sacarlo todo.

El bar sigue con su vida. Los demás también.

¡Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Yo siempre intento seguir los sabios consejos de mr.vértigo...pero es que lo del pino es en sí mismo un trauma que arrastro desde la infancia. Mejor me quedo con los cócteles y brindo por encontrar otra manera. isa
dsesena ha dicho que…
Un brindis con cócteles a tiempo siempre evita el trauma del pino. Un consejo de mr.periodismo ficción, mr.vértigo se ha esfumado.
Anónimo ha dicho que…
volando, supongo.

Bueno, pues brindaré siguiendo los consejos del nuevo míster.
Juana ha dicho que…
Si es que lo de acumular es muy malo, hay que ventilarlo todo, correr y dejar correr, las ideas, los objetos, la mala leche .... que fluya, que fluya ....
Unknown ha dicho que…
AVISO: intentando quitar del listado de seguidores uno con forma de, digamos, vagina desplegada, tras el que se ofertaba una página porno, he cometido la torpeza de cargarme a otros seguidores que quisiera seguir viendo allí.
En fin, que si se ven, o no se ven, vuelvan a ponerse allí. O a no ponerse. Gracias.

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.