Ir al contenido principal

LA MUSIQUILLA DEL AJO NO SE CURA

Una anónima contactó hace poco conmigo porque quería contar/confesar una curiosa crónica. Y yo - cual fan confeso del Buena Suerte de Los Rodríguez- me pregunto por qué me tuvo que pasar a mí... Resulta que un cura amigo suyo (también anónimo) le contó que un "señor importante" (anónimo 3, vamos a llamarlo) le confesó que había dado con el negocio del siglo: Escribir reglas de juego para otros. Como suena. Reglas de juego, frases polémicas, soflamas, pasquines, insultos fáciles y difíciles, virales, rumores...

A este tipo se le encendió la bombilla cuando le pagaron una pasta desde una formación política por inventar un motivo arrojadizo contra el adversario. Estudió sus debilidades (que eran muchas) y se sacó de la manga una reforma, propuesta por un barrio afectado por alguna negligencia ajena (que ni los vecinos conocían). Después se la coló a un artista de las influencias, el marketing y los contactos, y éste movió la reforma hasta que le dio en la cabeza del opuesto.

Después se especializó en sacar fallos a leyes, bandos; contradicciones en discursos, incongruencias en textos oficiales, mentiras flagrantes y más o menos arriesgadas, supuestos, noticias falsas... Y lo vendió todo a unos y a otros. Su caja echaba humo. Pero un día, malmetiendo contra los unos en favor de los otros, se sintió mal por una contradicción mal digerida. Entonces despertó a golope de vómito. Fue al cura, se lo contó, rezó y cambió de traje (tiene muchos) para cambiar de chaqueta.

Hoy, me cuenta anónima, ha recibido un encargo suculento de una sociedad secreta -a voces- comandada por cantores de hucha. Quieren que anónimo 3 organice un ataque en masa contra ellos mismos. El objetivo es acabar con su música para seguir recaudando composiciones compensatorias... Esta vez, el párroco está en el ajo.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No se lo que e' "cantores de hucha" así que me pierdo algo de esta parañoica histeria que nos cuenta Daniel
Anónimo ha dicho que…
Este post recuerda un poco a Gurtel, tiene un poco de Ramoncín, rezuma olorcillo de Rouco Varela, y un poco de SGAE. No sé si van por ahí los tiros, pero si es así, me gusta y si no, también. "Cantores de hucha". Jajaja Ya los veo viviendo de las rentas.

FDo.: Un aspirante a cantor de Viena que se quedó en 'ducha'.
Anónimo ha dicho que…
Se me ocurre que "anónimo 3" es un monstruo compuesto con manos de periodista frívolo, cabeza de político corrupto, sentimientos abyectos de crítico literario y sentidos de artista mediocre. Brrrrr!
La única (iba decir esperanza pero no lo digo)...pongamos... posibilidad, es que al monstruo lo pare, y se destruyan entre sí, otro monstruo igual.
Mientras, ¿qué haremos los inocentes? O los inermes?
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
A mi me recuerda a la "función pública" vista desde dentro. Todo el mundo más preocupado del de al lado qeu de uno mismo, buscando fallos, poniendo reglas para todos y jodiendo la marrana en vez de tirar del carro.

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere  la curva peligrosa.