Ir al contenido principal

LA MUSIQUILLA DEL AJO NO SE CURA

Una anónima contactó hace poco conmigo porque quería contar/confesar una curiosa crónica. Y yo - cual fan confeso del Buena Suerte de Los Rodríguez- me pregunto por qué me tuvo que pasar a mí... Resulta que un cura amigo suyo (también anónimo) le contó que un "señor importante" (anónimo 3, vamos a llamarlo) le confesó que había dado con el negocio del siglo: Escribir reglas de juego para otros. Como suena. Reglas de juego, frases polémicas, soflamas, pasquines, insultos fáciles y difíciles, virales, rumores...

A este tipo se le encendió la bombilla cuando le pagaron una pasta desde una formación política por inventar un motivo arrojadizo contra el adversario. Estudió sus debilidades (que eran muchas) y se sacó de la manga una reforma, propuesta por un barrio afectado por alguna negligencia ajena (que ni los vecinos conocían). Después se la coló a un artista de las influencias, el marketing y los contactos, y éste movió la reforma hasta que le dio en la cabeza del opuesto.

Después se especializó en sacar fallos a leyes, bandos; contradicciones en discursos, incongruencias en textos oficiales, mentiras flagrantes y más o menos arriesgadas, supuestos, noticias falsas... Y lo vendió todo a unos y a otros. Su caja echaba humo. Pero un día, malmetiendo contra los unos en favor de los otros, se sintió mal por una contradicción mal digerida. Entonces despertó a golope de vómito. Fue al cura, se lo contó, rezó y cambió de traje (tiene muchos) para cambiar de chaqueta.

Hoy, me cuenta anónima, ha recibido un encargo suculento de una sociedad secreta -a voces- comandada por cantores de hucha. Quieren que anónimo 3 organice un ataque en masa contra ellos mismos. El objetivo es acabar con su música para seguir recaudando composiciones compensatorias... Esta vez, el párroco está en el ajo.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No se lo que e' "cantores de hucha" así que me pierdo algo de esta parañoica histeria que nos cuenta Daniel
Anónimo ha dicho que…
Este post recuerda un poco a Gurtel, tiene un poco de Ramoncín, rezuma olorcillo de Rouco Varela, y un poco de SGAE. No sé si van por ahí los tiros, pero si es así, me gusta y si no, también. "Cantores de hucha". Jajaja Ya los veo viviendo de las rentas.

FDo.: Un aspirante a cantor de Viena que se quedó en 'ducha'.
Anónimo ha dicho que…
Se me ocurre que "anónimo 3" es un monstruo compuesto con manos de periodista frívolo, cabeza de político corrupto, sentimientos abyectos de crítico literario y sentidos de artista mediocre. Brrrrr!
La única (iba decir esperanza pero no lo digo)...pongamos... posibilidad, es que al monstruo lo pare, y se destruyan entre sí, otro monstruo igual.
Mientras, ¿qué haremos los inocentes? O los inermes?
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
A mi me recuerda a la "función pública" vista desde dentro. Todo el mundo más preocupado del de al lado qeu de uno mismo, buscando fallos, poniendo reglas para todos y jodiendo la marrana en vez de tirar del carro.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e