Ir al contenido principal

SONORO NON, JE NE REGRETTE RIEN

Sin mediar palabra se deslizó cuesta abajo hasta caer en el pozo de Sonoro Martín. Sonoro es un gañán de barrio conocido por su distribución urbana de trampas aleatorias. Y quien cayó fue Pormucho Quecalle, un treintañero inocente que ha roto dos o tres platos en su vida, más un vaso opaco de cerámica. Durante el desliz pensó en las comas, los puntos y demás pausas que ha interpuesto -de más- en sus frases, fases y juzgados.

Sonoro es un especulador de errores vecinales; un sinvergüenza con cara de piel y patilla de cordero; un pedazo de cabrón sin medida que busca deslices allá por donde rebosan; un canalla aficionado a la caza organizada de mosquitos con trompeta en cabestrillo. Y por los poros de Pormucho Quecalle emanan despropósitos, errores del pasado y todos los del porvenir. Así que se juntaron el hambre extremo con las ganas de morir... o al menos de matar una parte de él.

Cuando llegó al fondo quitó la pavesa -o la parte ya quemada del pabilo- y decidió rectificar. Ahora, hace unos cinco minutos se ha hecho un bocata de Nocilla mientras observaba su colección de Airgamboys y pensaba en los peldaños que tiene que pisar (por delante) antes de llegar al desenlace que pretende. Se siente todo un adulto bañado en oro pueril, con el suficiente equilibrio equidistante y ecualizado como para saber qué pensar y sentir como hombre o como niño en función del momento a vivir. C'set La Vie.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Ni le bien qu'on m'a fait,
ni le mal, tout ça m'est bien égal
Non, rien de rien

la versin española es esa de no, no , no me arrepiento, volveria a hacerlo
Juana ha dicho que…
Pues yo encuentro ¡monísimos! a los muñequitos .... ¿estaré "deparramando"? ....
Netambulo ha dicho que…
"...su colección de Airgamboys"
¡¡Es genial!!, así como las fotos.

Ainss, cuántos recuerdos me traen los Airgamboys y también una rebanada de nocilla.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
El mundo esta lleno de cabrones de esos que buscan los huecos en las defensas ajenas para aprovecharse y de pardales que les dan de comer y que aprendemos a hostias.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e