Ir al contenido principal

APAGÓN CÁUSTICO DE QUINCUAGÉSIMO

Quincuagésimo Perfecto ha vuelto a nacer. Se tropezó hace una semana en la calle con un bolardo y cayó de morros en acera ajena. Un grupo de chicles amotinados, aún blandos, amortiguaron el golpe. Pero nada le protegió del aterrizaje forzoso sobre él de un viejo televisor Telekunken Pal Color. Lo arrojaba, desde su azotea, un tipo hastiado. Un ojo morado, escafoides seguramente roto, larga pérdida de conciencia y un traumatismo craneoencefálico severo, pero sin fisuras por TDT, completaban el parte médico.

Siete días después nos estamos tomando unas cañas y filetes rusos en El Pepito's. No quiere soltarme el viejo discurso bañado en reconciliación con la vida. Al contrario, se ha vuelto cáustico, cuando no lo era antes. Es partidario de la pena de muerte, pero también del aborto selectivo... es decir, que obligaría a abortar cuando existieran antecedentes conflictivos en la familia, esto es -y utilizo descripción textual- "padres yonkis, desequilibrados, consumidores almohadas cervicales, editores de best sellers, jardineros desertores, seguidores de Ramoncín y Junior"...

El tercer ruso se me atragantó. Dibujé un perfil anterior al accidente de Quincuagésimo para recuperar su estado de serenidad. Era un tipo amable, sano, con ausencia de iras y poco sospechoso de selectividades abortivas del tipo A (de "actual"). Pero el golpe del televisor unido al contacto con los chicles y quién sabe qué estaría pensando justo antes de perder la conciencia... provocó un estado destructivo del que no se recupera. Quién sabe si con el apagón analógico y el encendido digital recupere sus canales perdidos.

Salud!

Comentarios

Marian ha dicho que…
La memoria codificada de lo que era y de quien es, los dos rombos de su personalidad ahora desdoblada, los anuncios de sus recuerdos envueltos en colacao...la television...desde luego...como los periodistas..."crean habitos de consumo de la realidad" (como dice Juan Jose Millas), y por supuesto el protagonista del relato de hoy Sr. Seseña, ejemplifica la metamorfosis televisiva, aunque a golpe y porrazo.

Muy buenas historias, un saludo!
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo Creo que lo que le pasó fue que el golpe en la cabeza le cogió justo entre el canal de teletienda y los programas rosas, y claro, eso le produce unos dolores inenarrables el cerebelo que o se pasa el día enchufado al DVD o le cambie el carácter.
Anónimo ha dicho que…
Se me ocurre que quizá el canal por el que andaba no era tan Perfecto y sólo buscaba una excusa para cambiar sin levantar sospechas. Ahora le falta encontrar a alguien que haya sintonizado su mismo canal y esté dispuesto a darlo todo por acabar con esos locos consumidores de almohadas cervicales.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e